Definición de coloide

El concepto de coloide se emplea para nombrar a aquella sustancia que, al encontrarse en un líquido, se dispersa poco a poco. Un coloide se compone de dos fases: una fase dispersora y una fase dispersa.

Coloide

La fase dispersante o dispersora es un fluido: una sustancia continua. La fase dispersa, en cambio, se compone de las partículas coloides. En un sistema coloidal, las partículas coloides –que suelen ser elementos sólidos muy pequeños– se dispersan en la fase dispersora. Cabe destacar que, en ciertos casos, la fase dispersora del coloide no es un líquido, sino una materia en un estado de agregación diferente.

Las partículas coloides son microscópicas y, por lo tanto, no pueden detectarse a simple vista. Por eso los coloides se diferencian de las suspensiones, cuyas partículas sí son visibles sin necesidad de apelar a un microscopio. Además las suspensiones pueden filtrarse (los coloides, no) y sus partículas tienden a separarse en reposo (algo que no hacen las partículas de un coloide).

Puede decirse que un coloide es un sistema no homogéneo. De acuerdo a la fuerza de atracción existente entre la fase dispersante y la fase dispersa, los coloides presentan diferentes características y reciben distintos nombres: gel, espuma, aerosol, etc.

La gelatina, el queso, la espuma de afeitar (rasurar) y la niebla son algunos ejemplos de coloides. Si nos centramos en el caso de la gelatina, notaremos que es un coloide de tipo gel (una mezcla que, a temperatura de ambiente, es semisólida), el cual resulta translúcido e incoloro. Este coloide se produce al hervir colágeno.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2016.
Definicion.de: Definición de coloide (https://definicion.de/coloide/)

Definiciones Relacionadas

Top