Definición de

Consumo responsable

El consumo responsable es una decisión, una elección personal, que apuesta por hábitos conscientes y enmarcados por el principio de la sostenibilidad a la hora de adquirir productos, vestirse o contratar servicios.

Este concepto engloba conductas y acciones orientadas a evitar desde derroches y compras innecesarias o excesivas hasta prácticas de consumo que atenten contra el medio ambiente o el bienestar de cualquier forma de vida. Incluso, este modelo apunta a lograr una distribución de riqueza más equitativa y que se respeten los derechos laborales para que los trabajadores no pierdan dignidad ni calidad de vida.

Las campañas de concientización al respecto que remarquen la importancia de ser consumidores responsables, la responsabilidad empresarial, la implementación de políticas públicas sostenibles, la educación ambiental desde edad temprana y la responsabilidad individual al comprar algo, seleccionar qué indumentaria lucir o abonar por una determinada prestación resultan imprescindibles para que se instaure globalmente y con carácter estable la filosofía de consumo responsable.

Reciclar

Orientando hábitos humanos hacia un consumo responsable se consiguen muchos beneficios vinculados a la protección del medio ambiente y a una mejor calidad de vida.

Principios del consumo responsable

Hay cinco principios del consumo responsable que sintetizan la esencia comprometida, ética y justa de esta filosofía.

Buscar por todos los medios la reducción del consumo con la intención de minimizar la cantidad de residuos generados y limitar o sortear las compras por impulso o placer que no responden a cubrir las necesidades básicas de un ser humano es parte de estos lineamientos.

Apostar por la reutilización de productos y el reciclaje de materiales alimentando el sistema de economía circular tanto desde la producción como desde el consumo, así como alentar y aprovechar el modelo comercial conocido como comercio justo son otras acciones acordes a las bases del consumo responsable. Sugerencias a tener en cuenta para cultivarlo sin mayores esfuerzos: darle al menos una chance a la ropa reciclada o a alguna compra de segunda mano, animarse al compostaje, involucrarse en el alquiler y préstamo de objetos, etc.

Elegir algún comercio local para realizar compras y tratar siempre de tener un consumo ético también son actitudes que se amoldan a los pilares de la citada forma de consumo.

Reducir, reciclar, reutilizar

La reducción de residuos (especialmente la reducción de plásticos) constituye un desafío y una obligación social en favor del cuidado del océano y del planeta en su totalidad.

La importancia de ser consumidores responsables

La importancia de ser consumidores responsables se evidencia en múltiples aspectos y áreas de la vida cotidiana.

Poner en práctica esta filosofía se traduce en beneficios sociales, económicos y medioambientales.

Quienes adquieren costumbres ecológicas asociadas a la reutilización de elementos, al consumo de agua responsable, eligen trasladarse en bicicletas para no agudizar el nivel de contaminación del aire y salen de compras con sus propias bolsas reutilizables ayudan mucho a la conservación de recursos naturales, a la protección de la biodiversidad y a la reducción de la huella de carbono.

Darle apoyo a emprendedores que apuestan por la innovación sostenible, contribuir al crecimiento del desarrollo sostenible y llevar un estilo de vida minimalista da sus frutos también.

Vehículos eléctricos

Tanto la energía solar como la energía eólica son fuentes de energías renovables que no contaminan y sirven en la lucha contra el calentamiento global.

El consumo responsable en la práctica

En la práctica, el consumo responsable engloba a cada servicio o rubro que resulta esencial para mantenernos en óptimas condiciones de salud y nos hacen más sencillo el día a día.

De la mano de la comida orgánica y del consumo de temporada (es decir, priorizando verduras y frutas de estación), por ejemplo, es posible disfrutar de una alimentación saludable. Hay quienes, incluso, se adhieren a movimientos como los del vegetarianismo o el veganismo como parte de sus esfuerzos por hacer respetar los derechos de los animales y demostrar a través de ello un interés genuino por la conservación de ecosistemas y la conservación de la fauna, entre otros asuntos.

Utilizar alguna fuente de energía renovable, hacer un uso responsable del agua, movilizarse en transporte público, sumarse a la tendencia de compartir vehículo (carpooling), tener prácticas de ahorro energético en entornos laborales y domésticos, defender la moda sostenible y disponer en el propio hogar de un sistema casero de recolección de lluvia son otras acciones que provocan cambios positivos para el planeta. Al momento de viajar por el mundo también pueden tomarse decisiones responsables al preferir la modalidad de turismo sostenible o al alojarse en hoteles ecológicos.

Es de suma importancia que entidades corporativas y políticas públicas se acompañen los esfuerzos individuales (o de diferentes sectores de la sociedad) para expandir lo máximo posible el modelo de consumo responsable. El auge de las empresas B (o de triple impacto que apuntan a dejar huellas positivas en materia ambiental y social), la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y las certificaciones ecológicas que le dan confianza a los consumidores porque se conceden después de un control sobre cada proceso productivo, por mencionar determinadas cuestiones a modo de referencia, poseen un valor enorme en cuanto al cuidado del medio ambiente (ya que, entre otros beneficios, contribuyen a la lucha contra el cambio climático y del resguardo de la biodiversidad) y de la salud humana por medio de una producción responsable. Cada Estado, por su parte, debe trabajar fuertemente sobre legislación ambiental y diseñar e instaurar políticas públicas sostenibles. Desde la esfera estatal, asimismo, se debe dar incentivos e información para conseguir una adhesión masiva al modelo de consumo responsable.

Cómo citar este artículo Verónica GudiñaPublicado por Verónica Gudiña, el 28 de junio de 2023. Consumo responsable - Qué es, importancia, definición y concepto. Disponible en https://definicion.de/consumo-responsable/
Buscar otra definición
x