Definición de contractura

El vocablo latino contrahĕre, traducible como “contraer”, derivó en contractūra, que llegó a nuestro idioma como contractura. Así se denomina a la contracción prolongada, que se produce involuntariamente, de uno o de varios músculos.

Contractura

Las contracturas se diferencian de los calambres por su duración y su intensidad: mientras que las contracturas son muy dolorosas y pueden extenderse varias semanas, los calambres provocan menos dolor y finalizan más rápido. Además los calambres pueden aliviarse en el momento con masajes o ejercicios de alargamiento.

Estos espasmos y contracciones se producen por la pérdida de las sales minerales y los líquidos del organismo o por una oxigenación deficiente. Dichos trastornos, a su vez, se pueden generar por un movimiento brusco, esfuerzos intensos o bajas temperaturas. Cuando aparece la contractura, el músculo se hincha o endurece.

Una mala postura corporal, la tensión nerviosa y hasta un problema psicológico también pueden provocar una contractura. El tratamiento puede desarrollarse mediante fármacos antiespasmódicos y antiinflamatorios.

Para prevenir los problemas musculares, se recomienda realizar el estiramiento y el calentamiento de los músculos antes de llevar a cabo una actividad física e ingerir bebidas isotónicas durante y después del ejercicio. También se sugiere aumentar el consumo de alimentos ricos en potasio, como el tomate o la banana (plátano).

Por lo general las contracturas no necesitan de asistencia médica. De todos modos, si el dolor es muy intenso, se puede acudir a un médico para que indique un tratamiento o para que identifique la causa exacta de la contracción muscular, que puede llegar a vincularse a una irritación de un nervio.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2016.
Definicion.de: Definición de contractura (https://definicion.de/contractura/)