Definición de remedio

Un remedio es algo que se emplea para solucionar un problema o revertir un perjuicio. El término, cuyo origen etimológico se encuentra en el latín remedium, suele mencionarse como sinónimo del medicamento que ingiere una persona cuando sufre alguna enfermedad o siente algún malestar.

Remedio

Por ejemplo: “No olvides tomar tu remedio después de cenar”, “No te quejes, María, yo sé que el remedio tiene un sabor muy feo, pero lo necesitas para reponerte”, “El doctor le suministró a Nicolás un remedio para la tos”.

Un remedio, por lo tanto, puede ser una sustancia farmacológica creada con fines medicinales para reducir los síntomas de una enfermedad o alterar un determinado cuadro fisiológico.

Lo habitual es que los remedios se comercialicen en farmacias. Algunos se califican como remedios de venta libre, ya que pueden comprarse sin contar con una receta entregada por el médico. Otros, en cambio, sólo se entregan cuando el comprador exhibe la indicación del profesional.

Más allá de la medicina, un remedio puede ser cualquier cosa que sirva para subsanar una dificultad. Puede decirse, en este sentido, que utilizar un paraguas es el mejor remedio para no mojarse cuando llueve, o que untar manteca en una budinera es el remedio ideal para poder desmoldar una preparación gastronómica sin que se adhiera al recipiente.

Cuando se dice, por otra parte, que alguien o algo “no tiene remedio”, se está expresando que resulta imposible cambiar su estado, condición o esencia, y que continuará ocasionándonos problemas de una u otra forma. Cabe mencionar que este uso del término no siempre indica enfado o resentimiento, ya que también es posible matizarlo con un cierto grado de humor. Veamos algunas oraciones de ejemplo: “Este asunto no tiene remedio: vamos a tener que vender la empresa”, “Juan es un mentiroso sin remedio que no puede dejar de engañar a la gente”.

Remedios caseros más populares

RemedioRemedio contra las ampollas

A pesar de lo tentador que resulta para muchas personas, no es recomendable intentar abrir las ampollas. Por el contrario, se debe empapar un trozo de algodón en Hamamelis virginiana y limpiar la zona afectada entre tres y cinco veces al día. Gracias a sus taninos astringentes, el hamamelis absorbe el líquido de la ampolla y calma el dolor, a la vez que aumenta la circulación.

Remedio para las contusiones

En este caso es posible aprovechar las propiedades de uno de los remedios más populares para tratar el dolor muscular: el árnica. Tras un golpe que produzca decoloración o hinchazón, se debe frotar una pequeña cantidad de dicha crema en la lastimadura, para conseguir que disminuya la inflamación y la sangre circule normalmente.

Remedio para las quemaduras

El aceite esencial de lavanda es muy conocida por su aroma, pero también resulta útil para calmar el dolor de las quemaduras de primer grado, aquellas que no requieren de la asistencia de un médico para ser tratadas. La acción del aceite de lavanda consiste en acelerar la curación y combatir las potenciales infecciones en la piel nueva. Antes de aplicarla es recomendable lavar ligeramente la zona afectada con agua y jabón; además, es más efectiva si se la combina con aceite de oliva o de almendra. Repetir este procedimiento un mínimo de tres veces al día para obtener los mejores resultados.

Remedio contra la tos

Cuando la tos persiste, es recomendable beber una infusión de regaliz, que se prepara simplemente colocando una bolsita de raíz o bien una cucharadita de raíz seca en una cacerola de agua hirviendo y dejándola unos cinco minutos. La dosis ideal no supera las tres tazas diarias, durante un máximo de tres días, y las personas con diabetes o hipertensión deben abstenerse de este té, ya que puede elevar la presión arterial.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2012. Actualizado: 2014.
Definicion.de: Definición de remedio (https://definicion.de/remedio/)
Top