Definición de discontinuidad

Lo primero que vamos a hacer es conocer el origen etimológico del término discontinuidad que ahora nos ocupa. En este caso, podemos establecer que deriva del latín y que es fruto de la suma de varias partes diferenciadas de esa lengua:
-El prefijo “dis-”, que puede traducirse como “separación”.
-El prefijo “con-”, que es sinónimo de “junto”.
-El verbo “tenere”, que significa “retener”.
-El sufijo “-uo”, que se usa para indicar “relación”.
-El sufijo “-dad”, que se emplea para advertir “cualidad”.

Discontinuidad

La Real Academia Española (RAE) define el término discontinuidad como la característica de aquello que es discontinuo: es decir, que es no continuo (se interrumpe, tiene intermitencias, etc.).

El concepto de discontinuidad aparece en diferentes ámbitos. En el terreno de las matemáticas, se habla de la discontinuidad de una función cuando ésta no es continua en un punto.

Una función discontinua, por lo tanto, presenta una discontinuidad en un cierto punto. En una función continua, en cambio, su valor cambia de manera gradual con las modificaciones que registra la variable independiente.

Existen, en las matemáticas, dos grandes tipos de discontinuidades: las discontinuidades evitables y las discontinuidades no evitables. En las no evitables, podemos diferenciar entre las de primera especie y las de segunda especie. Las discontinuidades no evitables de segunda especie, a su vez, pueden ser de salto finito, de salto infinito o asintóticas.

Para la psicología social, la discontinuidad alude a la transformación de un proceso cognitivo individual por la influencia que recibe el propio individuo al participar en diversos grupos que forman parte de una sociedad.

La geología, por su parte, habla de discontinuidad para nombrar a los límites que se hallan entre las capas de rocas que tienen distintas densidades.

Precisamente dentro de este ámbito nos encontramos con varios tipos de discontinuidades, entre las que destacan las siguientes:
-La discontinuidad de Lehmann, descubierta por la sismóloga Inge Lehmann en 1936. Con ella se viene a hablar del límite que existe entre el núcleo interno sólido de la Tierra y el núcleo externo líquido.
-La discontinuidad de Mohorovicic es el término que se utiliza para hacer mención a la zona de transición que existe entre lo que es el manto terrestre y la corteza. También se conoce popularmente como moho.
-La discontinuidad de Gutenberg, fue descubierta por el sismólogo Beno Gutenberg en 1914. Se refiere a la división que existe entre el núcleo de la Tierra y el manto, que se considera que se encuentra ubicada a unos 2.900 kilómetros de profundidad.

De la misma manera, no podemos pasar por alto tampoco la existencia de lo que se conoce como discontinuidad sísmica. Con ese término se hace referencia a un cambio brusco en lo que es la velocidad de las ondas sísmicas.

En la filosofía, por último, la discontinuidad es la idea que se utiliza para indicar la interrupción del supuesto progreso continuo de la ciencia. Mientras el conocimiento se va acumulando, la sociedad establece aquello que considera verdadero para el presente y genera discontinuidades y saltos con cada cambio de era, reconfigurando su discurso.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2017. Actualizado: 2019.
Definicion.de: Definición de discontinuidad (https://definicion.de/discontinuidad/)

Buscar otra definición