Definición de gallina

Antes de entrar de lleno en el significado del término gallina vamos a conocer su origen etimológico. En este caso, podemos subrayar que se trata de una palabra que deriva del latín, concretamente de “gallina”, que es como se da en llamar a la hembra del gallo (“gallus”).

Gallina

Se denomina gallina a un ave que forma parte del orden de las especies galliformes, caracterizadas por su pico corto y algo curvado, sus alas también cortas y sus patas robustas. Las gallinas, cuyas plumas son lustrosas, tienen una cresta carnosa de color rojizo.

El término suele emplearse como sinónimo de gallo, aunque generalmente se llama gallo al macho y gallina a la hembra de la especie cuyo nombre científico es Gallus gallus domesticus. Comparando entre ambos, la gallina es más pequeña y tiene una cresta más chica que el gallo.

De las gallinas domésticas hay que destacar que pueden encontrarse en todos los rincones del mundo, que vuelan muy mal al contrario que otras aves, que son animales que tienen una clara jerarquía entre ellos y que se han convertido en una especie que ha pasado a formar parte fundamental de la alimentación del ser humano. Y es que a este le aportan huevos y, además, le proporcionan su carne.

Existen muchas razas de gallinas, que suelen vivir entre cinco y diez años. Son animales omnívoros que cacarean, emitiendo un sonido similar a “cló-cló”. En el caso de los gallos (machos), también cantan (“quiquiriquí”). Por otra parte, la gallina tiene una capacidad de vuelo limitada, aunque está en condiciones de desplazarse hacia sitios algo elevados cuando está en peligro.

Las gallinas suelen ser criadas por el hombre para aprovechar su carne y sus huevos. Es habitual que las gallinas pongan un huevo diario durante ocho, nueve o diez días. Tras la puesta, el ave se encarga de incubarlo, dándole calor y rotándolo hasta el momento de la eclosión (que se produce unos veintiún días después de la puesta).

De la misma manera, no podemos pasar por alto que existe un juego tradicional que lleva en su nombre la palabra que nos ocupa. Nos estamos refiriendo a la gallina ciega, en el que pueden participar los jugadores que se desee. Consiste básicamente en que uno de los participantes, con los ojos vendados, debe intentar atrapar a los demás. Y para ello tendrá que hacer uso especial de sentidos tales como el oído.

Precisamente es muy famoso un cuadro de Francisco de Goya que representa el desarrollo de este juego y que se titula “La gallina ciega”. Lo pintó entre los años 1788 y 1792, después de que Carlos IV llegara al trono, y pretendía decorarse con él la habitación de las infantas en el Palacio de El Pardo.

En sentido simbólico, la noción de gallina se emplea para calificar a un individuo temeroso o asustadizo. Por ejemplo: “¡No seas gallina y ve a reclamar lo que es tuyo!”, “Esteban es un buen muchacho, pero un poco gallina”, “Cuando Pedro le empezó a gritar, el gallina de Ramiro se quedó callado”.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2018. Actualizado: 2019.
Definicion.de: Definición de gallina (https://definicion.de/gallina/)

Buscar otra definición