Definición de alas

El término ala, cuyo plural es alas, puede utilizarse en diferentes contextos. El concepto alude a las extremidades de las que disponen ciertos animales para levantar vuelo y permanecer suspendidos en el aire. Hay especies con alas, sin embargo, que no están en condiciones de volar a causa de algunas de sus características morfológicas.

Alas

En los insectos, las alas suelen surgir desde el tórax. Hay especies que presentan un par de alas, aunque otras tienen dos pares. Las libélulas, las moscas y las abejas son ejemplos de insectos con alas.

Las aves también tienen alas, en este caso cubiertas por lo general con plumas. La variedad de alas en estos animales es muy amplia: las golondrinas, los cóndores, las gallinas, los pingüinos y las águilas, por citar algunas especies, son todas aladas pero presentan muchas diferencias.

Si nos centramos en los mamíferos, la única especie que tiene alas y es capaz de volar es el murciélago. Sus alas se forman con una membrana de piel sostenida por los dedos de las patas anteriores, con la excepción del pulgar.

Las alas también son las estructuras que permiten la sustentación de ciertas aeronaves, como los aviones. Estas alas obedecen las leyes de la aerodinámica y son imprescindibles para que estos vehículos puedan desplazarse por el aire.

Sobra decir que las alas de las aeronaves están inspiradas en las de los animales e insectos, así como la mayoría de las creaciones del ser humano se basan en la imitación de la naturaleza para elevar sus posibilidades más allá de lo que ésta tenía reservado para él. No debíamos volar, ni nadar tan profundo o durante días y meses, pero eso no nos impidió crear aviones y embarcaciones, tan sólo dos ejemplos de la actitud de nuestra especie frente a las limitaciones naturales.

Existen diversas evidencias de que el ser humano había soñado con volar desde la primera vez que vio un ave elevarse en el cielo, y esto nos lleva a la prehistoria. Ya sea a través de mitos y leyendas antiquísimas, entre los cuales podemos descatar el vuelo del griego Ícaro, o bien de inventos que buscaban mantenerse en el aire, algo que buscaron genios como Leonardo da Vinci, ya estaba en nuestro ADN ir más allá de la superficie de la Tierra, y para eso necesitábamos alas.

Leonardo da Vinci tenía una especial fascinación por las aves, y esto se puede apreciar en varias de sus creaciones, como ser sus ornitópteros, una serie de máquinas voladoras que ideó para el transporte de varias personas, con uno o dos niveles. Entre sus diversos conceptos figuraba uno en el cual el piloto debía ir de pie y otro en el que debía recostarse para conducir la aeronave.

A pesar de la visión adelantada a su tiempo del gran inventor italiano, los ornitópteros no estaban destinados a despegar, ya que presentaban un fallo fundamental: su motor era el mismo piloto, y ningún ser humano puede generar con sus extremidades la energía necesaria para conseguir volar. Las alas estaban diseñadas a imagen y semejanza de las naturales, pero no debemos olvidar que los pájaros tienen los huesos huecos y, por lo tanto, mucho más livianos que los nuestros, sin mencionar que nacen preparados para impulsarse en el aire.

En el terreno de la arquitectura, se llama alas a los cuerpos anexos que se ubican a los costados de la construcción principal, estando separados de ella. Esta idea también se puede aplicar a otros productos del ser humano, para hacer referencia a cualquier protuberancia delgada ubicada a los lados de la estructura básica.

Cuando ala se acentúa en la segunda A (Alá), se trata de la palabra árabe que se usa para denominar a Dios.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2015. Actualizado: 2017.
Definicion.de: Definición de alas (https://definicion.de/alas/)