Definición de gangrena

El vocablo griego gángraina derivó en el latín grangaena, que llegó a nuestra lengua como gangrena. Así se denomina a la muerte de un tejido ante la ausencia de irrigación sanguínea.

Gangrena

La gangrena suele producirse cuando una herida se infecta, las células mueren y se genera la putrefacción de los tejidos. Una vez aparecida la gangrena, los tejidos afectados se pierden para siempre (no pueden recuperarse).

Los problemas circulatorios, la diabetes y las fracturas expuestas pueden causar gangrena. Si es interna, la persona puede experimentar dolor y tener fiebre. La gangrena en la piel, por su parte, se revela por el entumecimiento, las manchas y las úlceras.

Cuando la gangrena irrumpe por la falta de circulación de la sangre en una determinada zona, sin otra infección secundaria, se habla de gangrena seca. En cambio, si la gangrena surge como consecuencia de una infección provocada por una bacteria, se la denomina gangrena húmeda. Otra clase de gangrena es la gangrena gaseosa o espumosa que provoca la bacteria Clostridium perfringens, con la cual la piel se desprende a pedazos emanando un olor nauseabundo.

Para impedir el avance de la gangrena, en la antigüedad se apelaba a larvas que comían la carne muerta y no afectaban al tejido vivo. Con el paso de los años, surgieron antibióticos que posibilitan tratar las heridas con mayor efectividad.

El tratamiento de la gangrena debe ser urgente. Además de antibióticos, puede incluir el desbridamiento (la eliminación quirúrgica de los tejidos muertos) y hasta la amputación de la zona afectada.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2018.
Definicion.de: Definición de gangrena (https://definicion.de/gangrena/)

Buscar otra definición