Definición de antibiótico

Se denomina antibiótico a la sustancia que tiene la capacidad de eliminar o de interrumpir el crecimiento y la proliferación de diversos microorganismos patógenos. Esto se debe a que los antibióticos pueden actuar como bactericidas o desarrollar una acción bacteriostática.

Antibiótico

Los antibióticos pueden ser sintetizados en un laboratorio o producidos por un organismo vivo. Cuentan con un nivel de toxicidad que afecta a los patógenos, pero no a los organismos huéspedes, más allá de eventuales reacciones adversas. Por eso los antibióticos son utilizados para tratar infecciones que provocan las bacterias en seres humanos, animales y plantas.

Lo habitual es que los antibióticos, al ser ingeridos por el ser que padece la infección, contribuyan a defender su organismo del accionar de las bacterias. Con el paso de los días, la respuesta local orgánica logra fortalecerse hasta estar en condiciones de revertir el proceso infeccioso.

Es importante mencionar que, cuando la infección es viral (producida por un virus), los antibióticos no resultan efectivos. Por otra parte, si los antibióticos se consumen de un modo que no es correcto en cuanto a la dosis o la frecuencia, las bacterias pueden volverse resistentes, agravando el problema. Por eso es imprescindible consultar a un médico y no automedicarse.

El fenómeno conocido como resistencia bacteriana tiene lugar cuando las bacterias se vuelven resistentes a ciertos antibióticos, de manera que éstos no consiguen matarlas o impedir que continúen creciendo. Una de las razones por las que esto puede ocurrir, como se menciona en el párrafo anterior, es que el consumo del antibiótico se efectúe con demasiada frecuencia; por otro lado, también puede deberse a que el paciente no tome todos los medicamentos que le hayan sido recetados, creyendo que basta con los más económicos, por ejemplo.

Cuando esto sucede, existen diferentes maneras de contrarrestar efectivamente la acción de las bacterias. Una de ellas, quizás la más común, consiste en optar por algún antibiótico al cual la bacteria no haya tenido la oportunidad de crear resistencia. En algunos casos, se vuelve necesario administrar el fármaco de forma intravenosa. Cabe mencionar que no siempre es posible combatir las bacterias que se han vuelto resistentes.

Con respecto a la automedicación y el uso inadecuado de antibióticos, es importante en primer lugar distinguir entre las enfermedades graves y las pasajeras, que pueden desaparecer si dejamos que actúen nuestras defensas naturales. No debemos olvidar que somos los únicos seres vivos “dependientes” de la medicina, y que muchas veces llegamos a creer que en esta ciencia están todas las respuestas porque no escuchamos a nuestro propio cuerpo.

Frente a problemas como la gripe y el resfrío común, lo mejor es dejar que nuestro organismo los combata de forma natural; de hecho, dado que son enfermedades virales, no deberíamos tomar antibióticos en estos casos. Claro que bien podemos reforzar nuestras defensas con una buena dieta de frutas y verduras ricas en vitaminas y nutrientes esenciales.

Otras de las enfermedades generalmente causadas por virus, razón por la cual no deberían tratarse con antibióticos, son la bronquitis, el dolor de garganta, algunas infecciones de oídos y la congestión nasal. Sin embargo, la bronquitis puede estar relacionada con la presencia de bacterias en los pulmones, así como el dolor de garganta puede deberse a una faringitis por la bacteria estreptococo y ciertas infecciones de oído pueden surgir por la acción de una bacteria; ante la duda, siempre se recomienda consultar con un profesional de la salud.

La penicilina es uno de los antibióticos más conocidos. Permite combatir a las bacterias de los géneros Staphylococcus y Streptococcus y a la Escherichia coli, entre otros patógenos que afectan la salud del ser humano. La gentamicina, el meropenem y la cefalotina son otros antibióticos de uso extendido.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2015. Actualizado: 2017.
Definicion.de: Definición de antibiótico (https://definicion.de/antibiotico/)