Definición de glosa

El recorrido etimológico del término glosa se inicia en el vocablo griego glôssa, que se traduce como “lengua”. De allí pasó al latín tardío glossa, que alude a un concepto que necesita explicación.

Glosa

Una glosa, por lo tanto, puede ser una nota –generalmente breve– que se escribe al margen de un texto con la intención de aclarar alguna idea del mismo. Muchas veces la glosa refiere al significado que tiene una expresión o un párrafo en su idioma original.

Al conjunto de las glosas que aluden a un mismo texto o a los textos de un cierto autor se lo conoce como glosario. El individuo que glosa (es decir, que se encarga de glosar), en tanto, es llamado glosador.

Puede afirmarse que una glosa es una interpretación o una explicación de un texto que se lleva a cabo con el objetivo de hacer que se vuelva más sencillo de comprender. La glosa puede tratar de enunciar lo mismo que el texto original, aunque de otra manera, más clara o con indicaciones que resultan útiles para el entendimiento cabal de los contenidos.

En el terreno de la literatura, una glosa es un poema que, al final de sus estrofas, permite la entrada con sentido y rima de otros versos que se propusieron con anterioridad. Las sucesivas líneas de un poema, de este modo, sirven como líneas finales de las estrofas de otro poema.

Para la música, por último, la glosa es la variación o la ornamentación que un músico ejecuta de una determinada melodía. En estos casos, el intérprete trabaja sobre unas ciertas notas aunque no se ata estrictamente a ellas.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2018.
Definicion.de: Definición de glosa (https://definicion.de/glosa/)

Buscar otra definición