Definición de inercia

El vocablo latino inertia, que puede traducirse como “inacción”, llegó al castellano como inercia. El concepto se emplea en el terreno de la física para hacer referencia a la propiedad que tienen los cuerpos de conservar su estado de movimiento o de reposo si no reciben la influencia de una fuerza externa.

Inercia

La inercia, en este marco, refiere a la capacidad de un cuerpo de mantener su estado de movimiento relativo o de reposo relativo. Se trata, por lo tanto, de la resistencia que ejerce la materia a cambios de dirección o velocidad.

Se conoce como ley de inercia a la primera de las leyes postuladas por Isaac Newton (1643-1727). El físico y matemático británico indicó que todo cuerpo conserva su estado de movimiento o reposo uniforme y rectilíneo a menos que una fuerza que se imprima sobre él lo obligue a modificar su estado.

A la resistencia ejercida por un elemento a cambiar la dirección o el estado de movimiento se la denomina fuerza de inercia. En el ámbito de la mecánica, en tanto, se llama momento de inercia a la sumatoria de los productos que se obtienen al multiplicar la masa de los diversos elementos de un cuerpo por el cuadrado de la distancia que existe hasta a un eje de rotación.

La noción de inercia también aparece en el lenguaje coloquial como equivalente a la apatía, la indolencia o la rutina. Por ejemplo: “Mantuvimos la relación por inercia durante varios años hasta que decidimos separarnos”, “Deja de actuar por inercia y empieza a pensar en las cosas que haces”, “El proyecto avanzó por inercia, sin que nadie le prestara demasiada atención”.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2018.
Definicion.de: Definición de inercia (https://definicion.de/inercia/)

Buscar otra definición