Definición de insolación

La insolación es el acto y el resultado de insolar, cuya primera acepción de acuerdo al diccionario de la Real Academia Española (RAE) refiere a poner algo al sol para secarlo o favorecer su fermentación. El concepto de insolación, de todos modos, tiene varios usos.

Insolación

Se denomina insolación al malestar que padece una persona cuando se expone a los rayos del sol de manera excesiva. Esta exposición aumenta la temperatura corporal, sobre todo de la cabeza, y genera diversos trastornos.

La insolación provoca cefalea, somnolencia, taquicardia, náuseas y vómitos, e incluso en sus casos más graves puede llegar a producir convulsiones. Cuando alguien se insola, tiene que ser traslado a un sitio fresco y se le debe humectar la piel con una esponja húmeda. Además se le pueden aplicar compresas de hielo en la espalda, el cuello y otras partes del cuerpo para que, poco a poco, vaya recuperando la temperatura corporal normal.

Para evitar la insolación, lo mejor es no exponerse a los rayos solares cuando la radiación es más fuerte (entre las 11 y las 16 horas), hidratarse frecuentemente con agua fría, llevar una dieta equilibrada y usar ropa fresca y de colores claros.

La noción de insolación, por otra parte, hace mención a la cantidad de energía solar que una superficie recibe en un día o en un año. En el primer caso, se habla de insolación diurna, mientras que en el segundo se alude a la insolación anual.

Para estimar la insolación, se puede medir la radiación en el sector alto de la atmósfera, asumir que no existe capa gaseosa o apelar a un cálculo complejo que tenga en cuenta la influencia atmosférica.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2018.
Definicion.de: Definición de insolación (https://definicion.de/insolacion/)

Buscar otra definición