Definición de iris

El concepto de iris deriva de la lengua latina, aunque su raíz etimológica se sitúa en el griego îris. El término tiene diferentes usos de acuerdo al contexto.

Iris

Se llama iris a la membrana coloreada con forma de disco que se encuentra en el ojo del ser humano y de diversos animales. En el centro del iris aparece la pupila: una abertura que permite el ingreso de la luz.

Ubicado tras la córnea, el iris constituye una separación entre la cámara posterior y la cámara anterior del ojo. Gracias a dos músculos, puede dilatar o contraer la pupila.

El color del iris depende de cuestiones genéticas. Según la cantidad y la distribución de las células que presentan melanina, el iris adquiere uno u otro tono.

Cabe destacar que existe una pseudociencia conocida como iridología, iridiología o iriología, centrada en la supuesta posibilidad de analizar el estado de salud de una persona a través de la observación de su iris.

Se denomina iris, por otra parte, al ópalo noble: una clase de ópalo que se caracteriza por su elevado nivel de transparencia. El ópalo, en tanto, es un mineral silíceo que puede tener diversas tonalidades.

A un género vegetal de la familia iridácea también se lo llama iris. Estas plantas se destacan por sus flores coloridas.

El arco iris o arcoíris, por último, es un fenómeno óptico que se produce por la reflexión o la refracción de los rayos del sol sobre gotas de agua. Esto se genera cuando se registran precipitaciones y la luz solar llega al agua pulverizada: desde la superficie terrestre, los observadores perciben un arco con los sietes colores elementales en el cielo.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2018.
Definicion.de: Definición de iris (https://definicion.de/iris/)

Buscar otra definición