Definición de jornal

El vocablo occitano jornal, que deriva del latín diurnus (“diurno”), llegó al castellano sin variaciones: jornal. El concepto refiere al trabajo que una persona realiza en un día y a la remuneración que obtiene por él.

Jornal

El jornal, por lo tanto, es la actividad laboral diaria y el estipendio que corresponde por ella. Aquel que trabaja por día (sin un compromiso semanal, quincenal, mensual o fijo) lo que hace es jornalear; a este tipo de trabajador se lo conoce como jornalero.

El uso más habitual de la noción está asociado al pago que recibe el trabajador por día. El jornal, por lo tanto, es una forma de retribución del trabajo: un salario o sueldo.

Supongamos que el dueño de un comercio, de manera esporádica e informal, suele llamar a un joven para que lo ayude a ordenar el depósito. Este comerciante acuerda con el trabajador un jornal de 500 pesos: es decir que el muchacho se lleva 500 pesos por cada día de trabajo. Si acude a trabajar cuatro días en el mes, logrará una remuneración mensual de 2000 pesos, según el jornal convenido.

En los trabajos formales en relación de dependencia la forma de pago más habitual es el salario mensual. El trabajador, de este modo, recibe al final de cada mes (o al comienzo del mes siguiente) el dinero correspondiente a la actividad que haya desarrollado durante los días precedentes. Quienes reciben un jornal, en cambio, suelen encontrarse en una situación de informalidad o precariedad, con escasa o nula estabilidad laboral y sin los beneficios que disfrutan otros tipos de empleados.

JornalA simple vista, el jornal parece ofrecer más desventajas que ventajas frente al salario mensual, en especial si se trata de uno que surge de una relación contractual en regla, donde se incluyan la cobertura sanitaria y las pagas extras anuales. Sin embargo, sería falso afirmar que nadie escoge este tipo de trabajos de manera voluntaria, rechazando otros con la metodología de pago opuesta, ya que sí tiene ventajas que son compatibles con ciertos estilos de vida.

Por ejemplo, para alguien que se encuentra en medio de un viaje por varios países o ciudades y que sabe que no se quedará mucho tiempo en un mismo sitio puede resultar más adecuado un trabajo con jornal que uno con salario mensual. La falta de compromiso legal por parte del empleador siempre es lo primero que se analiza y se mira de forma negativa; sin embargo, en un caso como éste queda más en evidencia que el empleado tampoco arriesga mucho, y ambos pueden verse beneficiados, evitando ciertas complicaciones cuando se disuelva la relación laboral.

Otra ventaja del jornal para los empleados es que les permite reducir al mínimo los potenciales roces con sus empleadores y compañeros de trabajo. Dependiendo del rubro, el malestar que se desprende naturalmente de la convivencia puede acumularse y generar un estado de estrés que lleve a ciertas personas a perder la paciencia y tomar decisiones que les cuesten el puesto de trabajo. Si la actitud de nuestro empleador o de uno de nuestros compañeros no nos gusta pero sólo los vemos unas pocas veces al mes, tenemos la oportunidad de canalizar los sentimientos negativos fuera de la oficina.

Con respecto a las desventajas que puede suponer el jornal, además de la falta de estabilidad se encuentra el hecho de percibir pequeñas sumas con mucha frecuencia, en lugar de una grande cada cuatro semanas: aunque en un primer momento pueda parecer un incentivo, en el largo plazo podemos darnos cuenta de que gastamos más de lo que ganamos, precisamente porque el movimiento de dinero es mayor, aunque el monto sea igual o menor que el de un sueldo mensual.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2018. Actualizado: 2019.
Definicion.de: Definición de jornal (https://definicion.de/jornal/)

Buscar otra definición