Definición de

Compromiso

Un compromiso es una obligación que se ha contraído o una palabra ya dada. Por ejemplo: «Mañana a las cinco de la tarde paso por tu casa, es un compromiso». Etimológicamente, compromiso deriva del término latino compromissum.

En ocasiones, un compromiso es una promesa o una declaración de principios, como cuando un hombre con cargo político afirma «Mi compromiso es con la gente» o «He adquirido el compromiso de solucionar esta cuestión en el transcurso de la semana».

Por otra parte, el concepto de compromiso también hace referencia a una dificultad: «Estoy en medio de un compromiso». Otro uso relacionado a esta noción tiene que ver con las parejas de enamorados que deciden proyectar una vida juntos y contraer matrimonio («Nuestro compromiso fue en 1983»). El compromiso es, además, la delegación que se lleva a cabo para atribuir diversos puestos eclesiásticos o civiles con el propósito de que designen al que más méritos reúna.

Pacto

Mantener la palabra es imprescindible al asumir un compromiso.

Si tienes solo unos segundos, lee estos puntos claves:
  • El compromiso se refiere a la responsabilidad y cumplimiento de obligaciones en diversos ámbitos como familia, trabajo y estudios.
  • Para estar comprometido es necesario tener conocimiento y actuar con disciplina en pos de alcanzar objetivos.
  • En el ámbito del derecho, un compromiso puede ser un contrato o acuerdo en el que las partes asumen obligaciones específicas.
  • El compromiso cívico engloba las responsabilidades y colaboración de los ciudadanos en una sociedad.
  • Existen diferentes tipos de compromiso, como personal, familiar, social, laboral, entre otros, y se desarrollan a lo largo de la vida.

El compromiso como camino hacia una meta

Se dice que una persona se encuentra comprometida con algo cuando es responsable y cumple con sus obligaciones, con aquello que se ha propuesto o con lo que le ha sido encomendado. Es decir que vive, planifica y reacciona de forma acertada para conseguir sacar adelante un proyecto, una familia, el trabajo, sus estudios, etc.

Para que exista un compromiso es necesario que haya conocimiento. Nadie puede estar comprometido a hacer algo si desconoce los aspectos de ese compromiso y las obligaciones que supone. De todas formas se considera que una persona está realmente comprometida con un proyecto cuando actúa con disciplina en pos de alcanzar objetivos por encima de lo que se espera.

Suele indicarse que una persona se compromete cuando se implica al máximo en una labor con una dedicación absoluta, poniendo todas sus capacidades para conseguir llevar a cabo una actividad o proyecto y de este modo aportar con su esfuerzo para el normal funcionamiento de un grupo, sociedad o empresa.

Matrimonio

El compromiso de una pareja suele sellarse con alianzas.

La noción en un grupo familiar

En una familia pueden existir diferentes grados de compromiso, de acuerdo al rol que cada persona ocupa dentro del grupo. Los padres tienen la obligación no sólo de asegurar a sus hijos los medios materiales para subsistir, sino también espirituales: deben acompañarlos, apoyarlos, conversar y jugar con ellos.

Quienes mantienen un noviazgo o un matrimonio, en tanto, tienen un compromiso con su pareja. Los integrantes de la pareja deben tener una relación de mutuo respeto, guardar fidelidad, avivar el amor y cuidar todos los aspectos del vínculo, ir de paseo juntos, disfrutar del tiempo compartido, ser cariñosos y protegerse entre sí. Así hay, pues, un compromiso mutuo.

Los hijos también tienen responsabilidades en la familia ya que deben respetar a sus padres, siendo sinceros con ellos y estando dispuestos a ayudarlos cuando estos se lo pidan. A su vez tienen responsabilidades con sus hermanos, de respeto, fraternidad y lealtad. Incluso tienen un compromiso con sus pares (amigos) a quienes deben cuidar y querer y cultivar esa amistad con los pequeños gestos de cada día.

Derecho y compromiso

En el ámbito del derecho, un compromiso o una cláusula compromisoria es una estipulación contenida en un contrato, a través de la cual las partes acuerdan someter a arbitraje las divergencias que deriven del cumplimiento o la interpretación de dicho contrato o de un testamento.

El término es utilizado para hacer mención a cualquier clase de convenio en el cual cada una de las partes asume determinadas obligaciones. Por lo tanto, un compromiso puede definirse como un contrato que no necesita ser escrito.

De esta forma, un compromiso se puede aprovechar como sinónimo de acuerdo o pacto, aunque hay que tener en cuenta que apunta a describir la adopción de una obligación jurídica específica y no al cúmulo de deberes y derechos entendidos como un todo.

Colaboración

El compromiso social es importante para el bienestar de una comunidad.

Sigue en: Pacto

Ciudadanos responsables

Por su parte, el compromiso cívico engloba a las responsabilidades de todas las personas que componen una sociedad y las capacidades que poseen como grupo. Este compromiso es fundamental para que exista la colaboración de todos los ciudadanos, no sólo de aquellos que gobiernan sino también de los que son gobernados.

Al hablar de compromiso cívico, a simple vista puede entenderse la actividad normal y voluntaria de una persona, sin embargo existen diversas maneras en la que éste se presenta, como en el valor cívico, la participación colectiva en objetivos para todo el grupo o para algún sector de la comunidad, las donaciones y las asociaciones que defienden asuntos de ciudadanía.

Esto significa que todas las personas, como ciudadanos, tienen un compromiso con el resto de la sociedad que supone el cumplimiento de las leyes, la cooperación con un desarrollo productivo y sobre todo la predisposición de colaborar con solidaridad para el beneficio de toda la comunidad de la que forman parte, a fin de lograr una convivencia en orden y armonía.

Ver además: Cooperación

Tipos de compromiso

Los tipos de compromiso son muy variados y aparecen en distintos ámbitos, como ya indicamos. De hecho, una misma persona asume diferentes compromisos a lo largo de su vida, e incluso muchos de ellos son simultáneos.

Suele existir un compromiso personal con uno mismo para actuar de acuerdo a los valores morales y ser consecuente con ellos. La ética también marca cuáles deben ser las metas o las prioridades, con lo cual orientar las acciones en ese sentido permite tener la conciencia tranquila.

El compromiso familiar, en tanto, implica ser leal a todos los integrantes del grupo, garantizando su cuidado, brindándoles protección y apoyo y velando por su bienestar. Por otro lado, tiene que haber un compromiso social o compromiso comunitario que lleve a hacer un sacrificio o esfuerzo para contribuir al progreso colectivo.

El compromiso profesional o compromiso laboral, asimismo, está asociado a ser responsable en el ámbito del trabajo, comportándose con honestidad y orientándose a cumplir con los requerimientos de la actividad.

Cuando un individuo actúa sin compromiso, por el contrario, lo hace sin ganas y descuidando aquellas cuestiones a las que debe atender. En estos casos, aparece la falta de constancia, sinceridad, altruismo y generosidad, por mencionar algunas carencias.

Llevate gratis el libro digital "Cómo aprender a estudiar" y suscríbete a Definicion.de ↓

Recibe el ebook en segundos 90 páginas con consejos y técnicas de estudio Novedades semanales
Cómo citar este artículo Publicado por Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Actualizado el 27 de abril de 2023. Compromiso - Qué es, tipos, definición y concepto. Disponible en https://definicion.de/compromiso/
Buscar otra definición
x