Definición de ligamento

El vocablo latino ligamentum llegó a nuestro idioma como ligamento. De acuerdo a la primera acepción mencionada por la Real Academia Española (RAE) en su diccionario, se trata del acto y el resultado de ligarse o ligar: fusionar, adherir, unir.

Ligamento

El uso más habitual de ligamento, de todos modos, refiere específicamente a una pieza anatómica. Los ligamentos son porciones de tejido conjuntivo fibroso que permiten la unión de las articulaciones y los huesos.

De gran resistencia y elasticidad, un ligamento tiene una composición semejante a un tendón. Estas bandas hacen que el hueso pueda moverse, pero no en exceso. Así evitan las luxaciones y otras lesiones ante desplazamientos forzados.

Los ligamentos, en definitiva, tienen la función de estabilizar y unir las estructuras anatómicas. Mientras que los tendones se encargan de conectar los huesos con los músculos, los ligamentos vinculan a huesos que son adyacentes entre sí. Lo que hacen es facilitar los movimientos que son naturales para la anatomía y restringir aquellos que, en cambio, resultan anormales y provocarían un daño.

En la zona de la rodilla, por ejemplo, podemos encontrar cuatro ligamentos principales que conectan el fémur, la tibia y la rótula. Ellos son el ligamento cruzado anterior, el ligamento cruzado posterior, el ligamento lateral externo y el ligamento lateral interno.

Por lo general los ligamentos se clasifican como cordonados o acintados. Los ligamentos cordonados o cordonales van de un hueso a otro, mientras que los ligamentos acintados no pierden el contacto con las estructuras.

Más allá de las articulaciones, también se llama ligamento a cada pliegue membranoso que permite mantener un órgano en su posición adecuada.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2018.
Definicion.de: Definición de ligamento (https://definicion.de/ligamento/)

Buscar otra definición