Definición de ligamento

Lo primero que vamos a hacer, antes de entrar de lleno en el significado del término ligamento, es descubrir su origen etimológico. En este caso, tenemos que exponer que deriva del latín, exactamente de la palabra “ligamentum”. Esta es el resultado de la suma de dos componentes léxicos de dicha lengua:
-El sustantivo “ligamen”, que se usa para hacer mención a cualquier instrumento que se emple para atar y que, a su vez, emana del verbo “ligare”, que puede traducirse como “atar”o “amarrar”.
-El sufijo instrumental “-mentum”.

Ligamento

De acuerdo a la primera acepción mencionada por la Real Academia Española (RAE) en su diccionario, se trata del acto y el resultado de ligarse o ligar: fusionar, adherir, unir.

El uso más habitual de ligamento, de todos modos, refiere específicamente a una pieza anatómica. Los ligamentos son porciones de tejido conjuntivo fibroso que permiten la unión de las articulaciones y los huesos.

De gran resistencia y elasticidad, un ligamento tiene una composición semejante a un tendón. Estas bandas hacen que el hueso pueda moverse, pero no en exceso. Así evitan las luxaciones y otras lesiones ante desplazamientos forzados.

Los ligamentos, en definitiva, tienen la función de estabilizar y unir las estructuras anatómicas. Mientras que los tendones se encargan de conectar los huesos con los músculos, los ligamentos vinculan a huesos que son adyacentes entre sí. Lo que hacen es facilitar los movimientos que son naturales para la anatomía y restringir aquellos que, en cambio, resultan anormales y provocarían un daño.

En la zona de la rodilla, por ejemplo, podemos encontrar cuatro ligamentos principales que conectan el fémur, la tibia y la rótula. Ellos son el ligamento cruzado anterior, el ligamento cruzado posterior, el ligamento lateral externo y el ligamento lateral interno.

Entre los ligamentos más significativos se encuentra, por ejemplo, el ligamento de Treitz, que también responde al nombre de músculo suspensorio del duodeno. Se encuentra en la zona del diafragma y recibe su nombre del anatomopatólogo de origen checo Václav Treitz (1819 – 1879).

Por lo general los ligamentos se clasifican como cordonados o acintados. Los ligamentos cordonados o cordonales van de un hueso a otro, mientras que los ligamentos acintados no pierden el contacto con las estructuras.

Entre las patologías más frecuentes que afectan a los citados ligamentos se encuentra la llamada lesión del ligamento cruzado anterior. Es muy habitual entre los deportistas, especialmente entre los futbolistas y los que juegan al baloncesto, y consiste en un desgarro o esguince del ligamento que le da nombre y que se halla situado en la rodilla.

Los dolores, la hinchazón de la rodilla y sensación de inestabilidad son tres síntomas que vienen a indicar que una persona ha sufrido la mencionada lesión. La manera de tratarla puede ser con simple reposo, realizando ejercicios de rehabilitación o bien teniendo que recurrir a la cirugía. En concreto, la operación consistirá en sustituir el ligamento que se ha visto desgarrado.

Más allá de las articulaciones, también se llama ligamento a cada pliegue membranoso que permite mantener un órgano en su posición adecuada.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2018. Actualizado: 2020.
Definicion.de: Definición de ligamento (https://definicion.de/ligamento/)

Buscar otra definición