Definición de lumbalgia

Antes de entrar de lleno en el significado del término lumbalgia que ahora nos ocupa, vamos a proceder a conocer su origen etimológico. En este caso, tenemos que subrayar que se trata de un neologismo que es el resultado de la suma de dos componentes léxicos de distinta procedencia:
-El sustantivo “lumbus”, que deriva del latín y que significa “parte baja de la espalda”.
-El elemento griego “-algia”, que puede traducirse como “dolor”.

Lumbalgia

La lumbalgia es un dolor que se ubica en la zona lumbar: es decir, en el sector bajo de la espalda. Esta molestia, por lo tanto, se registra entre los glúteos y la cintura.

La mayoría de los seres humanos experimenta, en algún momento de su vida, una lumbalgia de mayor o menor intensidad. La dolencia en ciertas ocasiones llega hasta las extremidades inferiores.

El origen de la lumbalgia puede encontrarse en las vértebras, los discos intervertebrales, los músculos, los ligamentos o los nervios, por ejemplo. El problema, a su vez, se puede generar por una mala postura corporal, el exceso de peso, un estiramiento exagerado o un golpe, entre otros motivos. Incluso un trastorno gastrointestinal, un cáncer o una infección están en condiciones de provocar lumbalgia.

Entre los síntomas más habituales de la lumbalgia están los dolores en la pierna y en la nalga así como en la parte baja de la espalda. No obstante, no podemos pasar por alto tampoco que, de la misma manera, quien tiene aquella puede sufrir hormigueo, debilidad e incluso ardor en lo que es la pierna o el pie. Y eso sin olvidar el adormecimiento de esos.

De acuerdo a su duración, la lumbalgia se clasifica como crónica, subaguda o aguda. En el primer caso se prolonga durante más de tres meses; en el segundo, entre seis semanas y tres meses; y en el tercero, menos de seis semanas.

Asimismo, no podemos pasar por alto que existen otros dos tipos de lumbalgia:
-Lumbalgia específica, que es de la que se conocen sus causas. Se considera que esta supone un 20 % aproximado de los casos que tienen lugar.
-Lumbalgia inespecífica, que es la que se da en llamar así porque no se saben cuáles son las causas que provocan la misma y los motivos de los dolores que lleva aparejados.

El dolor puede irrumpir de forma súbita al levantar un peso o poco tiempo después de haberse concretado el esfuerzo. Si se trata de una lumbalgia crónica, la evolución suele ser lenta pero sostenida a lo largo de los días.

La manera de prevenir la lumbalgia es, sobre todo, evitando el sedentarismo. Es decir, hay que apostar por practicar ejercicio de forma frecuente. No obstante, también es necesario mantener una adecuada postura corporal tanto cuando se camina como cuando se está sentando.

Asimismo se recomiendan otros consejos tales como no hacer movimientos bruscos, conservar un peso saludable y mantener buenas posturas corporales.

Cuando la lumbalgia se presenta, el tratamiento puede incluir el suministro de relajantes musculares y de antiinflamatorios, el desarrollo de ejercicios controlados y la práctica de yoga. De todos modos, ante un dolor lumbar o de cualquier otro tipo, es necesario consultar a un médico para que el profesional indique los pasos a seguir.

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2018. Actualizado: 2020.
Definicion.de: Definición de lumbalgia (https://definicion.de/lumbalgia/)

Buscar otra definición