Definición de menopausia

Para poder determinar el origen etimológico del término menopausia tendríamos que establecer que se trata de un vocablo que surge del francés “ménopause”. El médico Charles de Gardanne fue quien llevó a cabo la creación de ese vocablo a partir de dos palabras griegas:
“men”, que puede traducirse como “mes”, y “pausis”, que es equivalente a “pausa”.

Menopausia

Menopausia hace referencia al climaterio femenino o a la cesación natural de la menstruación. La biología, por otra parte, define al climaterio como el periodo de la vida que antecede y sigue a la extinción de la función genital.

La menopausia, por lo tanto, es una etapa más del proceso de envejecimiento reproductivo que se caracteriza por el cese permanente de la menstruación (la expulsión de sangre por la vagina desde el útero que caracteriza el comienzo del ciclo sexual femenino).

Lo habitual es que la menopausia se inicie alrededor de los 45 años de edad. A partir de entonces, el ciclo menstrual pierde regularidad a causa de una caída de los niveles de estrógeno y progesterona. Cabe destacar que la utilización de medicamentos anticonceptivos y ciertos tipos de cirugía (como la histerectomía y la ooforectomía) también pueden producir la menopausia.

El cese de la menstruación no es la única consecuencia de la disminución de los niveles de hormonas femeninas. La menopausia también puede generar sofocos o calores, palpitaciones, mareos e insomnio. Por otra parte, los cambios metabólicos provocan un aumento de la grasa corporal y la pérdida de masa ósea.

Junto a los cambios físicos, la menopausia acarrea diversas alteraciones emocionales en la mujer. El estrés y la irritabilidad que se experimenta en esta etapa pueden llevar a la persona a comer en abundancia o abusar del alcohol.

Todo ello sin olvidar que otros síntomas o consecuencias que trae consigo la menopausia son los siguientes: vértigos, aumento del riesgo de sufrir una enfermedad de tipo cardiovascular, incremento de la posibilidad de padecer osteoporosis, disminución del tamaño del útero y de los ovarios, reducción de la libido, mayor sequedad en la piel, dificultades para conseguir la concentración…

Para poder hacerle frente a todo ese conjunto de síntomas que experimenta la mujer que tiene menopausia, se recomienda que ella lleve a cabo una serie de medidas que reducirán aquellos o que, al menos, le permitirán sobrellevarlos mejor:
• Practicar deporte de manera habitual.
• Reducir el consumo de café o bebidas excitantes.
• Mejorar la higiene íntima para evitar sufrir problemas de sequedad.
• Tener una vida social más activa.
• Practicar técnicas de relajación, ante situaciones de estrés y ansiedad.
• Llevar a cabo la realización de ejercicios para fortalecer lo que es el suelo pélvico y evitar así tener problemas de incontinencia urinaria. En este sentido, hay que resaltar que hay que apostar por los llamados ejercicios de Kegel.
• Acabar con el hábito de fumar.
• Acometer una dieta sana y equilibrada, donde tengan protagonismo frutas, verduras y lácteos.

Pese a todos los inconvenientes que acarrean estos cambios, la concepción social sobre la menopausia ha cambiado en los últimos años y el proceso ha perdido su carga negativa, aceptándose como una etapa más en la vida de la mujer sin que ésta pierda su plenitud.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2011. Actualizado: 2014.
Definicion.de: Definición de menopausia (https://definicion.de/menopausia/)