Definición de menta

Establecer el origen etimológico de menta, nos llevaría hasta el latín y es que procede de la palabra latina “menta” que, a su vez, emana del vocablo griego “minthe”.

La menta es un género de hierbas aromáticas que se utiliza en la gastronomía y en la elaboración de productos cosméticos y para la higiene personal. Su sabor produce una sensación de frescura, al igual que su aroma. Por ejemplo: “¿Quieres beber una copa de licor de menta?”, “Ayer, con Mariana, comimos medio kilo de helado de menta”, “Este dentífrico de menta deja un sabor muy agradable en la boca”.

Menta

En España la menta se usa además como sinónimo de hierbabuena y se emplea en el ámbito gastronómico para, por ejemplo, darle forma tanto a bebidas como el té como a golosinas tales como chicles.

Originaria de Asia central y de la región del Mediterráneo, la menta (cuyo nombre científico es Mentha) es una planta herbácea perenne que puede alcanzar una altura de 1,20 metros. Cuenta con rizomas subterráneos, hojas de disposición opuesta y forma oblonga a lanceolada, flores de dos labios y cuatro lóbulos y frutos en cápsula con hasta cuatro semillas.

Dado el aroma que desprende así como también sus múltiples usos, muchas son las personas que se animan a cultivar una planta de menta en su caso. Para poder conseguir que la misma esté en perfecto estado se hace necesario una serie de cuidados concretos tales como un riego en abundancia.

Los usos de la menta son bastante variados. Sus hojas frescas pueden utilizarse para condimentar platos salados (como las empanadas árabes o la carne de cordero) o decorar platos dulces (un volcán de chocolate, una torta). Su procesamiento, por otra parte, permite elaborar helados, dulces, licores, golosinas y otros productos alimenticios.

No hay que pasar por alto que la menta también es empleada con gran frecuencia como planta medicinal. Y es que los conocidos “remedios de la abuela” o las tradiciones han convertido a aquella en una herramienta estupenda para ponerle solución a problemas estomacales, cólicos, congestión nasal, resfriado, tos, irritación de la garganta, problemas de tipo reumático o incluso cálculos renales.

La destilación de la menta ofrece un aceite que se usa en la elaboración de productos bucales, perfumes, lociones para la piel y medicinas. Los expertos en aromaterapia aseguran que el aroma de la menta es descongestionante (ayuda a despejar las vías respiratorias), analgésico y estimulante.

Por otro lado, no hay que olvidar que menta es una palabra que se utiliza en determinados países con otro significado al que estamos analizando. Buena muestra de ello es en El Salvador donde, dentro del lenguaje periodístico coloquial, aquella se usa para hacer referencia al pago ilegal que alguien realiza a un periódico o a un reportero con el claro objetivo de que publique una noticia o información que le resulte totalmente beneficiosa.

Entre las diversas especies de menta, pueden mencionarse a la Mentha spicata, la Mentha suaveolens, la Mentha pulegium, la Mentha vagans, la Mentha longifolia y la Mentha aquatica.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2011. Actualizado: 2014.
Definicion.de: Definición de menta (https://definicion.de/menta/)