Definición de momia

La etimología de momia nos lleva al árabe clásico mūmiyā’, un vocablo que aludía al betún empleado en el embalsamamiento de cadáveres. Dicho término, a su vez, derivaba del persa mum, que puede traducirse como “cera”.

Momia

Una momia es un cadáver que, ya sea por un procedimiento realizado por el hombre o de manera natural, se desecó sin pudrirse. Las momias, por lo tanto, no ingresan en putrefacción pese al paso del tiempo.

En la mayoría de las regiones del planeta, cuando un ser humano o un animal mueren, se inicia un proceso de degradación. Sin embargo, en ciertas zonas, esto no sucede ya que el frío, la sequedad y otras condiciones impiden la aparición de microorganismos: de este modo, el cuerpo se momifica.

Los niños del Llullaillaco son un ejemplo de momias naturales. Se trata de tres pequeños incaicos fallecidos en un rito hace unos cinco siglos, cuyos restos fueron hallados cerca de la cumbre del volcán Llullaillaco, en la provincia argentina de Salta. Por las características ambientales, los cuerpos se convirtieron en momias que se conservaron en muy buenas condiciones.

Por motivos religiosos, diversas culturas desarrollaron la momificación artificial con la intención de preservar los cadáveres. En el Antiguo Egipto la práctica tenía una gran importancia ritual, ya que preparaba al difunto para el viaje al Más Allá.

Existe una leyenda popular vinculada a una supuesta maldición de las momias egipcias, que atacarían a quienes intentan profanar sus tumbas. A lo largo de la historia se crearon libros, cómics, series de TV y películas inspiradas en esta creencia, como la trilogía cinematográfica protagonizada por Brendan Fraser.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2019.
Definicion.de: Definición de momia (https://definicion.de/momia/)

Buscar otra definición