Definición de Neolítico

Lo primero que tenemos que establecer es el origen etimológico del término Neolítico. En concreto, deriva del griego pues es el resultado de la suma de dos componentes léxicos de dicha lengua:
-El vocablo “neos”, que puede traducirse como “nuevo”.
-El sustantivo “lithos”, que es sinónimo de “piedra”.

Neolítico

A todo eso hay que añadir que se considera que ese término fue acuñado en el siglo XIX. Exactamente se cree que la primera persona en utilizarlo fue el británico John Lubbock (1834 – 1913) en el año 1865.

Se denomina prehistoria al periodo humano que se desarrolló antes del surgimiento de la escritura. Por eso solo puede conocerse a través de huesos, herramientas, restos de construcciones y otros elementos, pero no de documentos de la época.

La prehistoria suele dividirse en edades (etapas temporales). Al ciclo que se inició hace unos 2,8 millones y se extendió aproximadamente hasta el año 3.000 antes de Cristo se lo denomina Edad de Piedra, ya que se caracteriza por la elaboración de utensilios e instrumentos con dicho material.

Tras estas aclaraciones, podemos centrarnos en la definición de Neolítico. Así se denomina al último periodo de la Edad de Piedra, desarrollado tras el final del Paleolítico. Mientras que en el Paleolítico el ser humano prehistórico comenzó a tallar herramientas rústicas de piedra, en el Neolítico empezó a apelar al pulido y a perfeccionar sus creaciones.

Es importante conocer que se considera que, a su vez, el Neolítico se divide en tres etapas o fases:
-Neolítico inicial, que se produjo entre el 6.000 a.C hasta el 3.500 a.C.
-Neolítico medio, que se considera que fue el más interesante y fructífero. Tuvo lugar entre el 3.500 a.C y el 2.800 a.C.
-Neolítico final, que marca el inicio de la llamada Edad de los Metales. Se desarrolló entre el 2.800 a.C y el 2.300 a.C.

Las innovaciones técnicas, por lo tanto, son uno de los rasgos principales del Neolítico, donde también se introdujeron cambios en la estructura social y económica. Durante estos años se extendió la agricultura y la ganadería, surgiendo las sociedades agrarias. De este modo el hombre se fue volvió sedentario y fue dejando de lado el nomadismo.

Otros datos importantes del Neolítico podemos establecer que fueron los siguientes:
-Comenzó a desarrollarse la domesticación animal.
-Los habitantes de aquel periodo empezaron a reservar parte del grano que tenían de cara a futuras cosechas, pero también incluso para poder comercializar con él.
-No menos significativo es el hecho de que se mejoraron distintas técnicas que propiciaron el perfeccionamiento no solo de la cerámica que se creaba sino también de los tejidos que se confeccionaban e incluso de la llamada alfarería.

Es importante tener en cuenta que el Neolítico no avanzó de la misma forma en todo el mundo. A nivel general puede decirse que, debido al cambio climático y poco a poco, el ser humano pasó de la caza (economía de subsistencia) a las tareas agrícolas y ganaderas.

El final del Neolítico marcó también el cierre de la Edad de Piedra y el inicio de la Edad de los Metales, que suele dividirse en Edad del Cobre, Edad del Bronce y Edad del Hierro.

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2019. Actualizado: 2020.
Definicion.de: Definición de Neolítico (https://definicion.de/neolitico/)

Buscar otra definición