Definición de obsecuencia

La obsecuencia es una característica vinculada al sometimiento y a la condescendencia. El término deriva del vocablo latino obsequentia.

Obsecuencia

Aquel que es obsecuente pretende congraciarse con alguien por conveniencia propia o por temor. Por eso actúa con una amabilidad fingida o exagerada, buscando la aprobación del otro.

Es habitual que la obsecuencia aparezca en el ámbito laboral. Hay trabajadores que, tratando de agradarle a sus superiores, elogian en exceso cada una de las medidas y disposiciones de los jefes. Con dicha conducta abrigan la esperanza de lograr un ascenso, conseguir un aumento de sueldo o, al menos, no perder el empleo.

Dependiendo de la región, al obsecuente se lo nombra coloquialmente como chupamedias o lamebotas. Se trata de alguien dispuesto a rebajarse o a arrastrarse para no ofuscar al poderoso.

Tomemos el caso de un periodista que, temeroso de disgustar a algún integrante del gobierno, solo tiene loas y aplausos para las autoridades. Las noticias positivas que generan los gobernantes las pondera por demás, mientras que las noticias negativas las oculta o las tergiversa. Ante esta situación, muchos consideran que este hombre de prensa se rige por la obsecuencia, desvirtuando la esencia de su oficio o profesión.

Un joven, en tanto, intenta obtener el beneplácito de su suegro a través de la obsecuencia. De este modo, siempre se ríe de sus chistes aunque no sean graciosos, lo felicita por cualquier acción que realice e incluso lo justifica y defiende frente al resto de los familiares cuando alguien lo critica.

La obsecuencia, en definitiva, es un rasgo que no está bien considerado a nivel social. Por el contrario, el obsecuente suele ser denostado.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2019.
Definicion.de: Definición de obsecuencia (https://definicion.de/obsecuencia/)

Buscar otra definición