Definición de osamenta

El término osamenta proviene del latín medieval ossamenta, a su vez derivado de ossa (que puede traducirse como “huesos”). Así se denomina al esqueleto: el conjunto de elementos de gran dureza que, articulados y enlazados entre sí, brindan consistencia al cuerpo de un animal y protegen sus órganos.

Osamenta

Osamenta y esqueleto, por lo tanto, son sinónimos. La noción de osamenta además puede usarse para aludir a un grupo de huesos sueltos.

Puede considerarse a la osamenta como un sistema biológico que cumple con múltiples funciones. La locomoción, por ejemplo, es posible gracias al esqueleto, que también confiere sostén y soporte a los músculos y a los tejidos blandos.

Los huesos que desarrollan la osamenta se forman con osteocitos, células maduras que derivan de los osteoblastos. La composición de las piezas óseas incluye minerales que le otorgan resistencia.

En el caso de la osamenta humana, está formada por 206 huesos en la adultez. Estos huesos se vinculan a músculos, tendones y ligamentos.

Se estima que el esqueleto representa el 12% del peso de una persona. Los huesos pueden calificarse como cortos, largos, irregulares o planos según sus características.

Cabe destacar que es habitual el uso del concepto de osamenta para aludir a los huesos que aparecen en algún terreno. En este caso, osamenta no refiere específicamente a un esqueleto completo o armado: “El dueño de un campo halló una osamenta que podría ser humana”, “Los trabajadores, mientras construían la nueva carretera, descubrieron una osamenta a pocos metros del arroyo”, “La policía encontró una osamenta humana al excavar en el jardín de la vivienda”.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2019.
Definicion.de: Definición de osamenta (https://definicion.de/osamenta/)

Buscar otra definición