Definición de pensamiento autónomo

El pensamiento es el resultado del acto de pensar, que consiste en realizar juicios y obtener conclusiones. De acuerdo a sus características, es posible clasificar al pensamiento de diversas maneras.

Pensamiento autónomo

La noción de pensamiento autónomo refiere a una reflexión libre e individual, que no está atada a los mandatos sociales ni a ningún dogma. Para desarrollar un pensamiento autónomo, es imprescindible liberarse de las manipulaciones.

Muchos sociólogos han escrito sobre la influencia de los medios de comunicación en las ideas de la gente. Por ese poder que tienen los medios, existe una tendencia a la homogeneización del pensamiento: muchas personas “piensan” aquello que sugiere la prensa y otros formadores de opinión, como autoridades religiosas o dirigentes políticos.

El pensamiento autónomo implica tomar conocimiento de diversas perspectivas y posiciones para luego llevar a cabo un análisis propio, que permita sacar una conclusión particular. Quien tiene pensamiento autónomo, por lo tanto, no repite visiones ajenas.

Es importante tener en cuenta que el pensamiento autónomo, de todos modos, está sujeto a múltiples influencias más allá de los medios. Cada ser humano llega a ser quien es a partir de un sinfín de factores, como su entorno familiar, su educación, su lugar de residencia, etc. Por eso, la autonomía del pensamiento nunca es absoluta, o al menos hay que considerar todo aquello que afecta al sujeto.

Para fomentar lo que suele entenderse como pensamiento autónomo, en definitiva, es importante enseñar a los niños que existen distintos enfoques y puntos de vista e incentivarlos a buscar su propio camino de acuerdo a sus creencias y opiniones. Así podrán convertirse en adultos con pensamiento autónomo.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2019.
Definicion.de: Definición de pensamiento autónomo (https://definicion.de/pensamiento-autonomo/)

Buscar otra definición