Definición de sainete

Los subgéneros dentro del teatro pueden dividirse en mayores (tragedia, drama y comedia) y menores (auto sacramental, sainete y entremés); los primeros son representaciones complejas, divididas en varios actos, mientras que los segundos se componen generalmente de un sólo acto y duran un tiempo reducido.

Sainete

La palabra sainete se utiliza para identificar a las piezas que se enmarcan en el género dramático, tienen contenido jocoso y que se desarrollan en un solo acto.

En la antigüedad, estas obras se llevaban a cabo durante un corte intermedio o tras el término de una función. Cabe resaltar que esta palabra también se aprovecha para nombrar a la obra de teatro, por lo general de características cómicas, que cuenta con una ambientación y personajes populares y que se organiza en uno o más actos, como una puesta en escena independiente.

Por ejemplo: “El próximo fin de semana se estrenará un sainete dirigido por Héctor Gozniak en el Teatro del Pueblo”, “Un mendigo, un vendedor ambulante y una prostituta son los protagonistas del sainete que fue galardonado con el Premio a la Excelencia”, “No me gustan los sainetes, prefiero las tragedias”.

Se considera que el sainete es un subgénero teatral que sustituyó al entremés durante el siglo XVIII. Dicha obra tenía un fuerte tinte humorístico y reflejaba las ideas y costumbres populares.

Algunos autores que se lucieron especialmente en este género fueron los Hermanos Álvarez Quintero y Carlos Arniches, quienes supieron llevar al escenario un espectáculo mucho más vivo y con un lenguaje coloquial que permitió ver al Madrid cotidiano reflejado en una obra.

Las características fundamentales del género son mostrar una expresividad ligera representada en un ambiente popular y sumamente realista; poseía además un valor documental mostrando fielmente cómo se vivía y pensaba en una determinada sociedad y sobre todo, mostraba la importancia de identificarse con la patria y unirse a otros en un mismo fervor nacionalista.

Por otro lado, eran obras que carecían de artificios en el escenario debido a que se consideraban de menor envergadura que las obras grandes, pero esto si bien los volvía más simples, también los acercaba más al pueblo y los hacía verse más espontáneos y frescos.

Con el paso del tiempo el sainete fue incorporando elementos de otros géneros como la zarzuela y el melodrama, combinando humor, moralidad, cantos y bailes.

Los sainetes eran muy comunes durante los siglos XVIII, XIX y XX, fueron los sustitutos de los entremeses, otra obra menor que también servía como apoyo a obras mayores. Algunos de sus principales representantes fueron Luis Moncín, Juan Ignacio González del Castillo, Antonio Furmento Bazo, y Gaspar Zavala y Zamora.

A finales del siglo XIX este subgénero atravesó el océano y comenzó a cultivarse en el Río de la Plata, tal es así que fue el que dio origen a otro subgénero el grotesco criollo, similar al sainete en la ironía y el tinte folklórico pero con un carácter más dramático y lúgubre y que representaba las costumbres de estas costas. Armando Discépolo fue uno de sus fundamentales autores.

Resulta interesante agregar que el diccionario de la Real Academia Española (RAE) reconoce otros significados para la noción de sainete. Según la institución, puede tratarse de un bocadito agradable al gusto o paladar, de un sabor suave y delicado, de una salsa que complementa algunos manjares para mejorar su sabor, de una cosa que sirve para realzar el mérito de alguna cosa, o de una ornamentación especial en vestidos.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2011. Actualizado: 2012.
Definicion.de: Definición de sainete (https://definicion.de/sainete/)