Definición de alcanos

Un alcano es un hidrocarburo: un compuesto químico formado a partir de la combinación de carbono e hidrógeno. En este caso, se trata de un hidrocarburo saturado, ya que sus enlaces covalentes son sencillos.

Alcanos

En general se dice que los alcanos son alifáticos debido a que la estructura de sus moléculas supone una cadena abierta. Sin embargo, también existen los cicloalcanos o alcanos cíclicos, que tienen cadenas de tipo cíclico. En todos los casos, los alcanos no cuentan con grupos funcionales como los carboxilos, los carbonilos u otros.

El metano es un alcano que tiene un único átomo de carbono. Con dos átomos de carbono encontramos al etano, mientras que el propano tiene tres átomos de carbono y el butano, cuatro átomos de carbono.

En nuestro planeta, es posible encontrar alcanos en el petróleo, el gas natural y el biogás, entre otras fuentes. También se halla en el estómago de las vacas como gas metano, por ejemplo.

Es importante destacar que se han encontrado alcanos en otros planetas. Los planetas gaseosos suelen presentar alcanos en su atmósfera, como Urano, Neptuno, Saturno y Júpiter. En meteoritos que han caído a la superficie de la Tierra también se ha detectado la presencia de alcanos.

Los alcanos tienen múltiples usos. Es posible emplear ciertos alcanos para producir electricidad o como combustible para calefaccionar e impulsar motores. Los alcanos además sirven para obtener aceites. El uso de los alcanos debe controlarse ya que se trata de un compuesto que, al mezclarse con el aire, puede explotar.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2015.
Definicion.de: Definición de alcanos (http://definicion.de/alcanos/)