Definición de almidón

Lo primero que vamos a hacer para poder conocer el significado del término almidón es descubrir su origen etimológico. En este caso, hay que determinar que es una palabra formada por un elemento del árabe hispánico, “al-”, y por otro del griego. Exactamente procede del vocablo heleno “ámylon”, que se utilizaba para referirse a una especie de pan que se elaboraba con grano sin moler y agua.

Almidón

El término almidón alude a un carbohidrato que funciona como reserva de energía en la mayoría de los vegetales. Se trata de un polisacárido: un hidrato de carbono que se compone de una cadena extensa de monosacáridos. Los monosacáridos, por su parte, son polialcoholes que tiene un grupo extra cetónico o aldehídico.

El almidón está considerado como una macromolécula ya que es una molécula de tamaño grande. En este caso, está formado por amilopectina y amilasa. El almidón de los cereales también incluye una cantidad reducida de grasa.

Los granos de almidón varían en cuanto a su forma y su tamaño. No son solubles en agua fría pero, cuando se incrementa la temperatura, se produce la gelatinización y así se hidratan.

En la nutrición del ser humano, el almidón es muy importante por su aporte de calorías. Los cereales, los bulbos y los tubérculos son una fuente muy valiosa de almidón y ayudan a contrarrestar una potencial carencia de frutas o de carne. El almidón, al igual que el resto de los carbohidratos, contribuye al desarrollo cerebral.

A la hora de la digestión, que consiste en el procesamiento de las moléculas más complejas de los alimentos para obtener otras más simples que permitan la absorción de los nutrientes, los polisacáridos se convierten en glúcidos de mayor simpleza. Eso ocurre con el almidón gracias a la acción de las sustancias que segregan las glándulas salivales y el páncreas.

De la misma manera, no podemos pasar por alto otra serie importante de beneficios que trae consigo el almidón, tales como estos:
-Se considera que es muy fácil de asimilar, por lo que la digestión con él no resulta pesada.
-Consigue otorgar al organismo energía. De ahí que esté considerado como uno de los mejores combustibles que tiene el ser humano.
-No menos relevante es que se considera un elemento estupendo para poder evitar el sufrir enfermedades relacionadas con el colon, como el cáncer, e incluso para estar protegido ante infecciones de distinta índole.
-Además, mejora el sistema inmunológico.
-Por supuesto, ten presente que tiene un marcado efecto antiinflamatorio.
-En esta lista de ventajas que trae consigo el citado almidón no hay que olvidarse tampoco de subrayar que contribuye a regular el tránsito intestinal.

Por el contrario, entre sus desventajas está que si se abusa del mismo se corre el riesgo de sufrir gases, calambres de distinta intensidad, una distensión abdominal e incluso algún cuadro de diarrea. Estos síntomas se establece que pueden aparecer cuando se hayan consumido más de 40 gramos al día de almidón.

El almidón puede emplearse de diversas maneras. De las papas (patatas), por ejemplo, se obtiene el almidón también llamado fécula o harina de papa, que se usa en diversas recetas. El almidón del maíz se conoce como maicena y se utiliza con frecuencia en la repostería.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2015. Actualizado: 2017.
Definicion.de: Definición de almidón (http://definicion.de/almidon/)