Definición de barato

Barato es un concepto que permite calificar a aquello que presenta un precio reducido o más bajo de lo que es habitual. Por ejemplo: “Este pantalón está muy barato, deberías aprovechar para comprarlo”, “No es tan barato este restaurante”, “Estamos pagando un alquiler muy barato por esta casa ya que su propietario es amigo de mi padre”.

Barato

Aquello que se entiende por barato varía de acuerdo a la época y al lugar. Supongamos que un país atraviesa un proceso de inflación, donde los precios suelen subir más del 5% por mes. En enero, un teléfono que se vende a 500 pesos puede resultar caro. Sin embargo, seis meses después, ese mismo teléfono puede llegar a ofrecerse por 800 pesos. Esto hace que un precio de 500 pesos por el producto en cuestión ahora resulte barato.

Lo barato también se vincula al nivel adquisitivo. En una nación cuyos habitantes tienen un salario promedio mensual de 1000 dólares, que una botella de vino se comercialice a 2 dólares puede ser barato. Ese mismo producto, a idéntico precio, resultará carísimo en una región con un salario medio de 30 dólares mensuales.

Para determinar si algo es barato se lo debe comparar con otros elementos de su clase: no se puede afirmar que todos los productos que se venden a 10 pesos son baratos, por citar un caso. Un caramelo a 10 pesos puede ser muy caro, mientras que un kilogramo de carne vacuna a ese mismo precio es muy barato.

Por lo tanto, uno de los primeros criterios que podemos usar para determinar si un artículo es barato o caro consiste en compararlo con otros de su mismo tipo, tomando en cuenta varias marcas. Muy a menudo nos encontramos con un producto cuyo precio no refleja en absoluto la calidad de sus materiales ni la mano de obra necesaria para su fabricación, sino que presenta un exceso que parece no tener explicación, y la causa suele ser el uso de propiedades intelectuales preexistentes que exijan el pago de derechos, como sucede con el merchandising de las películas famosas.

De modo similar, resulta casi imposible determinar si una obra de arte tiene el precio adecuado, ya que detrás del mismo se esconde una serie de cuestiones tales como la fama de su creador, el mercado en el cual se comercializa, su antigüedad y su rareza. Por esta razón, un mismo disco de música puede parecer barato a un admirador del autor pero caro a un detractor que no pagaría ni una moneda por él.

Los servicios son más fáciles de evaluar, gracias a las experiencias y opiniones de los clientes. Sin embargo, aquí también entran en juego apreciaciones de carácter personal que empañan el juicio y pueden llevar a veredictos poco objetivos. En pocas palabras, no es válido argumentar que un servicio de Internet es caro simplemente porque no tenemos el dinero suficiente para contratarlo o que es barato porque nuestro antiguo proveedor nos cobraba más.

En el lenguaje coloquial, se dice que algo es barato cuando tiene poca calidad o escaso valor: “No quiero escuchar más tus excusas baratas: ponte a trabajar y deja de perder el tiempo”, “El rock barato de este tipo de bandas me resulta muy aburrido”, “El joven trató de convencer al policía con un argumento barato pero no tuvo éxito”.

Los argumentos baratos, como puede apreciarse en los ejemplos anteriores, son aquellos que no tienen fundamentos y que pueden desarmarse sin mucho esfuerzo para dejar en evidencia que se trata de datos falsos o manipulados. Ante la acusación de no cumplir con sus obligaciones de manera responsable, una persona que se excusa de esta forma no consigue justificar su actitud, del mismo modo que tras una infracción vial no podemos salvarnos de una multa con una historia infudada.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2016. Actualizado: 2017.
Definicion.de: Definición de barato (http://definicion.de/barato/)