Definición de aceleración tangencial

La palabra aceleración se refiere a la acción y efecto de acelerar. Este verbo, por su parte, supone el incremento de la velocidad. Por eso es importante diferenciar entre la velocidad (que muestra el cambio de posición de un cuerpo respecto al tiempo) y la aceleración (que indica cómo cambia dicha velocidad).

Aceleración tangencial

Por otra parte, la aceleración es una magnitud vectorial que permite expresar el aumento de velocidad en una unidad de tiempo. El Sistema Internacional establece que dicha unidad es el metro por segundo cada segundo (m/s²).

Para definir y analizar el concepto de aceleración tangencial es necesario en primer lugar aclarar que se trata de un término relacionado con el movimiento circular; éste describe una trayectoria de forma circular alrededor de un eje sobre el cual gira manteniendo un radio constante. Cuando la velocidad de dicho movimiento también se mantiene en el tiempo, tiene lugar lo que se conoce como movimiento circular uniforme (conocido como MCU); esta situación es considerada un caso especial, dado que no existe variación de ninguno de sus componentes, y es más propia de la teoría que de la práctica.

Cuando se realiza un movimiento circular, el cuerpo que se desplaza posee una velocidad angular, dado que rota constantemente con una determinada inclinación. Los elementos que componen su definición son el ángulo de giro por cada unidad de tiempo y la letra del alfabeto griego que se utiliza para designarla es ω (omega); según el Sistema Internacional, esto se expresa como radián por segundo, o bien rad/s. Cabe mencionar que si bien se indica para describir el movimiento de rotación de cuerpos sólidos rígidos, puede asimismo usarse para partículas, sobre todo si se desplazan formando un trayecto cerrado, tal como un círculo o una elipse.

Por otro lado, la velocidad tangencial es aquélla que presenta el cuerpo en un momento determinado del tiempo, teniendo en cuenta su dirección y su sentido, así como el radio por el que está viajando en una fracción particular de su trayectoria. Para medirla se toman en cuenta la unidad de espacio por la de tiempo, como ser metros por segundo o kilómetros por hora. Si bien para calcularla, es posible tomar como referencia la velocidad angular, es necesario entender que ésta puede ser constante, mientras que la tangencial puede variar a cada paso, dadas las alteraciones de la ruta.

En cuanto a la aceleración tangencial, se trata de la magnitud que vincula la variación de la rapidez con el tiempo. Por ejemplo, en el caso de un coche, la aceleración tangencial depende de cómo el conductor pisa el acelerador. Así, la aceleración tangencial es la que aumenta o disminuye la velocidad con la que se desplaza el vehículo.

La aceleración tangencial se diferencia de la aceleración normal, que supone otro componente perpendicular en el que puede descomponerse el vector de aceleración. La aceleración normal es aquélla que refleja el cambio que se produce en la dirección de la velocidad con el tiempo.

Retomando el ejemplo del coche, la aceleración normal aparece cuando el conductor decide girar el volante y desplazar de dirección al vehículo. Esto nos lleva a reconocer que una aceleración puede tener diferentes direcciones, y que éstas pueden a su vez apuntar en el mismo sentido que la velocidad (cuando el coche está avanzando) o en sentido contrario (cuando el coche está frenando).

El término tangente indica que la dirección de la aceleración es la misma que la de la velocidad tangencial, aunque su sentido puede ser contrario. La aceleración normal, por otro lado, posee la misma dirección que el radio de la circunferencia, por lo cual es perpendicular a la ruta trazada.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2009. Actualizado: 2009.
Definicion.de: Definición de aceleración tangencial (https://definicion.de/aceleracion-tangencial/)