Definición de amancay

La noción de amancay procede del vocablo quechua amánkay, que puede traducirse como “azucena”. El término se emplea para nombrar a distintas especies de vegetales que se parecen a las azucenas.

Es interesante mencionar que el concepto se utiliza en la denominación de plantas de varios géneros. Por eso los amancayes pueden resultar bastantes diferentes entre sí.

Alstroemeria patagónica

A la planta de nombre científico Alstroemeria patagónica se la conoce como amancay.

Amancayes del género Plumeria

Antes de avanzar, hay que tener en cuenta que la forma de aludir a las plantas depende de cada región. En distintas zonas, por ejemplo, se llama amancay al arbusto de nombre científico Plumeria rubra.

Este amancay, también mencionado como cacalosúchil, frangipani, franchipán, amapola, alhelí cimarrón, flor del cuervo, sacuanjoche, jazmín magno, suchi o flor de mayo, suele medir unos cinco metros y presenta flores púrpuras, rosáceas o amarillentas que se destacan por su aroma.

Al Plumeria alba se lo denomina amancay, alhelí blanco, lirio blanco, carachuchi, caracucha, tabeiba o tabaiba. En este caso, se trata de un árbol ornamental cuyo látex se usa con fines medicinales y su madera, a modo de combustible.

Carachuchi

Amancay es uno de los nombres comunes del Plumeria alba.

Plantas patagónicas

La Alstroemeria patagónica, que crece en el sur de Argentina y de Chile, es conocida como lirio amarillo, amancay del desierto o simplemente amancay. Mide cerca de un metro y medio y genera una única flor de tono naranja o amarillo.

La Alstroemeria aurea, en tanto, es el amancay dorado. Alcanza una altura inferior al amancay del desierto y sus flores son anaranjadas y amarillas con manchas de color rojo.

La leyenda de Amancay

En la Patagonia argentina, sobre todo en la ciudad de Bariloche, existe una leyenda que gira en torno a una joven llamada Amancay. De acuerdo a la historia, esta muchacha humilde estaba enamorada de Quintral, descendiente del cacique de su tribu. Por las diferencias sociales, el vínculo entre ambos resultaba imposible.

Cuando una epidemia empezó a diezmar a la población, Quintral también se enfermó. Desesperada, Amancay recurrió a una machi (es decir, a una chamana) y ésta le indicó que buscara una flor amarilla en la cumbre de una montaña para lograr así la salvación de Quintral.

Amancay, de este modo, escaló hasta llegar a la flor, la cual arrancó. Ante esta situación, se hizo presente una divinidad que custodiaba la montaña y le exigió que la devuelva. Amancay le propuso un trato: ella le entregaría su corazón si los dioses salvaban a Quintral. Con el pacto aceptado, el guardián de la montaña se llevó el corazón de la joven; de cada gota que caía del mismo, indica la leyenda, brotó una nueva flor amarilla.

Por eso, en la actualidad, la flor del amancay simboliza el amor. Se dice que quien obsequia un amancay, regala con él su corazón.

Un nombre de mujer

Amancay es un nombre que, más allá de la leyenda patagónica, llevan muchas mujeres sudamericanas. Podemos hacer referencia, en este marco, a la futbolista argentina Amancay Urbani.

Esta delantera santafesina disputó la Copa Mundial de 2019 y ha jugado para equipos europeos como el Deportivo Alavés y el Osasuna Femenino.

Además encontramos el término Amancay en múltiples comercios, clubes y lugares. En la provincia argentina de Córdoba, por mencionar un sitio, Villa Amancay es una comuna del Valle de Calamuchita que tiene unos trescientos habitantes.

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2021.
Definicion.de: Definición de amancay (https://definicion.de/amancay/)

Buscar otra definición