Definición de arsénico

El vocablo griego arsenikón llegó al latín como arsenĭcum, antecedente etimológico más cercano del término arsénico. Así se denomina al elemento químico cuyo número atómico es 33 y su símbolo es As, caracterizado por su elevado nivel de toxicidad.

Arsénico

El arsénico tiene una presencia escasa en la corteza de nuestro planeta. En ocasiones aparece en combinación con azufre y en otras, en estado nativo. La idea de arsénico muchas veces alude específicamente al ácido arsénico, una sustancia soluble en agua que se emplea para la fabricación de plaguicidas.

Diversas actividades naturales y humanas hacen que se libere arsénico al ambiente. La erosión de minerales, las erupciones volcánicas y distintos procesos industriales provocan que el arsénico esté presente en la tierra, el aire y el agua.

Los compuestos de arsénico inorgánico son muy tóxicos, mientras que los compuestos de arsénico orgánico resultan menos dañinos. De acuerdo a los especialistas, la exposición al arsénico inorgánico puede causar una intoxicación crónica, lesiones en la piel y cáncer.

Cuando el agua está contaminada con arsénico, las personas que la beben o que la utilizan para preparar la comida están en riesgo. El agua contaminada incluso puede afectar a los cultivos.

Más allá de estas cuestiones, el arsénico tiene un uso bastante extendido. Aparece en la fabricación de semiconductores, en conservantes de la madera, en la producción de pirotecnia y en la elaboración de vidrio.

La medicina también suele recurrir al arsénico, aunque esa tendencia está retrocediendo debido a los efectos colaterales. Ciertos tipos de quimioterapia, por ejemplo, se desarrollan con arsénico.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2019.
Definicion.de: Definición de arsénico (https://definicion.de/arsenico/)

Buscar otra definición