Definición de asfixia

Con origen en la lengua griega, asfixia es un concepto que alude a los inconvenientes o la interrupción de la respiración (el proceso que consiste en inhalar aire para absorber ciertas sustancias y luego exhalarlo).

Asfixia

Cuando una persona se asfixia, sus pulmones dejan de recibir el oxígeno que necesitan para su funcionamiento. Esto se debe, por lo general, a un bloqueo se produce en la tráquea o en la zona de la garganta, el cual impide que el aire fluya. Si la asfixia se mantiene por varios minutos, la persona muere.

La asfixia genera diversos problemas antes de derivar en el fallecimiento. El fenómeno puede provocar un daño irreparable en el cerebro, por citar una consecuencia grave. Si se advierte que un individuo no puede respirar, es posible realizar una respiración asistida o artificial para minimizar o demorar los perjuicios, hasta que logre recuperar su respiración natural y supere la asfixia.

Entre las causas de la asfixia, se encuentran el ahogamiento (el aire no puede ingresar al organismo ya que el sujeto se encuentra bajo el agua), el atragantamiento (las vías respiratorias se encuentran obstruidas por un objeto) y la estrangulación (alguien ejerce presión sobre la tráquea para impedir el paso del aire).

Cabe destacar que también se denomina asfixia a una sensación de abatimiento o agobio y al estorbo que dificulta o impide el desarrollo de algo. Por ejemplo: “Esta oficina me asfixia: es muy pequeña y carece de aire acondicionado”, “La apertura de las importaciones provocará la asfixia de muchos productores locales”.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2016.
Definicion.de: Definición de asfixia (https://definicion.de/asfixia/)