Definición de bacilo

El término bacilo procede del vocablo latino bacillum, que puede traducirse como “bastoncillo”. El concepto se utiliza en el ámbito de la biología para nombrar a una bacteria que tiene dicha forma.

Bacilo

Los bacilos, de este modo, son bacterias de cuerpo alargado que pueden encontrarse en distintos ambientes. Numerosos bacilos resultan patógenos para las personas, aunque no todos repercuten de manera negativa.

Es habitual que los bacilos sean clasificados de acuerdo a su reacción ante la coloración de Gram. Cuando en la pared celular se fija el cristal violeta (tal como se conoce el compuesto químico que actúa como colorante), se habla de un bacilo Gram positivo. En cambio, cuando no se produce dicha fijación, la bacteria es un bacilo Gram negativo.

Muchos bacilos se conocen por el nombre de su descubridor. El bacilo de Koch, por ejemplo, descubierto por Robert Koch en el siglo XIX, es la bacteria Mycobacterium tuberculosis, que provoca la tuberculosis, una enfermedad que comienza afectando los pulmones y luego puede expandirse al resto del organismo hasta provocar la muerte.

El género Mycobacterium, al que pertenece dicho bacilo, cuenta con treinta especies aproximadamente, de las cuales seis son causantes de enfermedades. Se trata del género tipo de Mycobacteriaceae, la familia que se encuentra en el suborden Corynebacteinae, perteneciente al orden Actinomycetales.

El bacilo de Koch se caracteriza por crecer a una velocidad bastante menor que otras bacterias; más precisamente, su división puede tardar hasta dieciséis horas. En placa, a veces es necesario esperar dos semanas para comenzar a apreciar las colonias. Dado que su descubrimiento es bastante antiguo, su genoma ha sido secuenciado completamente, y por esta razón es posible diferenciar las cuatro especies que forman el complejo.

Nuestro sistema inmune cuenta con muchas dianas que pueden ser atacadas en la pared de la bacteria. En años recientes, los científicos han hallado especies que resisten el efecto de los antibióticos normales, tales como la ampicilina y la rifampicina. De acuerdo con el número de antibióticos que sean capaces de resistir se pueden clasfiicar como cepas multirresistentes o ultrarresistentes. Algunos estudios indican que dicha capacidad puede deberse a ciertas mutaciones en zonas intergénicas del genoma.

Otro de los aspectos que vuelven especialmente fuertes a los bacilos de Koch es su resistencia a las temperaturas bajas, aunque esto se ve contrastado con su sensibilidad al calor y su vulnerabilidad a la pasteurización. Este bacilo necesita oxígeno para crecer de forma adecuada. Cuando se enfrenta a condiciones que le resultan adversas puede encapsularse para hacer frente a las amenazas.

El bacilo de Hansen, por otra parte, es la bacteria Mycobacterium leprae, causante de la lepra. Esta enfermedad genera manchas y nódulos que destruyen los tejidos y los cartílagos y pueden causar mutilaciones. Otro bacilo muy conocido es el de Aertrycke, origen de la salmonela.

Es importante destacar que hay bacilos beneficiosos para el ser humano. El Lactobacillus casei, que habita en la boca y en el intestino de las personas, es una bacteria que se utiliza para producir yogur y que contribuye a mejorar el proceso digestivo.

La industria láctea aprovecha las propiedades de este bacilo productor de ácido láctico para elaborar alimentos probióticos, es decir, los que poseen microorganismos vivos en su composición, gracias a los cuales la salud de quien los consume puede verse altamente beneficiada.

Diversos estudios han demostrado que el Lactobacillus casei es una especie particularmente resistente a un amplio rango de temperatura y pH. Estos aspectos son muy importantes en su eficacia, ya que debe atravesar los jugos gástricos, duodenales y biliares sin verse afectado en el camino hacia el intestino, donde se espera que llegue intacto.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2016. Actualizado: 2017.
Definicion.de: Definición de bacilo (https://definicion.de/bacilo/)