Definición de basura

El vocablo latino verrĕre derivó en el latín vulgar versūra, una idea que se vincula al acto de barrer. La evolución etimológica continuó y el concepto llegó a nuestro idioma como basura.

Basura

En su sentido más amplio, la basura alude a aquello que provoca suciedad. Por ejemplo: “¡Ya deja de juntar basura y ponte a limpiar este chiquero!”, “Este tipo de actividad productiva genera mucha basura”, “Lo ideal sería que esta obra no provocase basura, pero eso es imposible”.

La noción también se refiere a los desperdicios y los residuos: “Por favor, ve a sacar la basura que en unos minutos pasará el recolector”, “Ya he limpiado mi cuarto: he llenado tres bolsas de basura”, “Es importante saber cómo se puede reciclar la basura para darle una nueva utilidad”.

Incluso se llama basura al sitio donde se tiran estos elementos: “Horror en Villa San Carlos: encontraron un bebé muerto en la basura”, “Anoche tiré un montón de documentos viejos a la basura”, “Ve a fijarte si, por error, pusiste la foto en el contenedor de basura”.

Basura, por otra parte, tiene varios usos simbólicos. Así se le dice a aquel o a aquello que provoca desprecio o que causa repugnancia: “¡Eres una basura! No puedes hacerme esto”, “Esta película es una basura, no entiendo cómo ganó tantos premios”, “No pienso hacer acuerdos con Roberto: ese hombre es una basura que estafó a mi padre”.

Cuando el término acompaña a un sustantivo, se convierte en un adjetivo que indica su escasa o nula calidad o importancia: “La empresa me ofreció un contrato basura pero tuve que aceptarlo ya que necesito el dinero”, “Lo único que recibí hoy es correo basura”.

Recolector de basura

En el ámbito de la programación se habla de recolector de basura para hacer referencia a un mecanismo que forma parte de la gestión de memoria. Se implementa en ciertos lenguajes, tanto interpretados como semiinterpretados, y uno de sus propósitos es agilizar el acceso a la memoria principal.

A grandes rasgos, podemos decir que el recolector de basura se encarga de compactar la memoria que está siendo usada en un momento dado, moviendo todos los objetos al principio de la misma para evitar que haya espacios sin usar entre ellos. De este modo, consigue que toda el área disponible quede de un lado, facilitando su uso.

Este concepto fue creado en el año 1958 por John McCarthy, un destacado informático que realizó grandes aportes al campo de la inteligencia artificial. Su trabajo se centró en la familia de lenguajes denominada Lisp, de cuyo desarrollo también participó, para la cual deseaba evitar que la gestión de memoria debiese hacerse de forma manual.

El concepto de la memoria puede parecer demasiado abstracto para muchas personas, pero se trata de algo básico para la ejecución de cualquier programa, tanto como lo es una mesa sobre la cual apoyamos nuestros cuadernos y libros a la hora de hacer un trabajo de investigación. El sistema operativo debe poner una cierta cantidad de memoria a disposición del programa, de forma que éste pueda gestionarla con el objetivo de:

* reservar espacios para almacenar en ellos diferentes tipos de datos;
* liberar aquellos espacios que ya no son necesarios;
* compactar la memoria de manera que los espacios libres se agrupen, como se explica más arriba;
* llevar un registro del uso de cada espacio.

Lo normal es que los programadores cuenten con diferentes funciones para indicarle al programa que realice dichas tareas en momentos específicos de su ejecución. Sobra decir que el resultado que obtengan en cada caso depende tanto de la calidad de dicho código como del uso que le den.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2016. Actualizado: 2017.
Definicion.de: Definición de basura (https://definicion.de/basura/)