Definición de bauxita

Les Baux-de-Provence, mencionada generalmente como Les Baux, es una localidad francesa que se halla en el distrito de Arlés (departamento de Bocas del Ródano). En dicha zona que integra la región de la Provenza se identificó por primera vez a la roca que, por este origen, fue bautizada bauxita.

La bauxita –término que deriva del francés bauxite– se compone principalmente de óxido de aluminio hidratado. Además suele contener óxido de hierro.

Otranto

Cantera abandonada de bauxita en Otranto (Italia).

Origen de la bauxita

Indicábamos líneas arriba que la denominación de bauxita procede de Les Baux, donde esta roca fue estudiada y descrita inicialmente. Aquella labor primigenia fue realizada por el geólogo Pierre Berthier en el siglo XIX.

En cuanto al origen de este material en sí mismo, hay que señalar que la bauxita es una roca sedimentaria. Esto quiere decir que surge a partir de la meteorización (descomposición) de rocas ya existentes, cuyos sedimentos se acumulan. En el caso específico de la bauxita, nace a partir de otras rocas con un nivel considerable de arcilla, por lo general en regiones tropicales con alto índice de humedad y temperaturas elevadas.

Principales características

Entre los componentes de la bauxita, hay óxidos de aluminio como la diáspora (o diásporo), la boehmita y la gibbsita, además de óxidos de hierro como el oligisto (llamado asimismo acerina, hematites o hematita) y la goethita (goetita). También pueden aparecer minerales como la ilmenita, la octaedrita (anatasa) y la caolinita.

Como se puede apreciar, la bauxita no es un mineral, sino un conjunto de distintos minerales que se unen en la formación de la roca. Guinea, Australia, Vietnam, Brasil y Jamaica están entre los países con mayores reservas de bauxita.

De acuerdo a la variedad de componentes, la bauxita exhibe distintos colores. Cuando tiene más óxidos de hierro, por ejemplo, se vuelve más roja. De todos modos, se pueden apreciar bauxitas grises, amarronadas, amarillas o rosadas, entre otras.

Metal

La bauxita se aprovecha para la obtención de aluminio.

Explotación de la bauxita

La bauxita es un recurso económico muy importante. Gran parte de su valor está dado como mena del aluminio: se aprovecha la roca para extraer este metal.

El método más habitual para la explotación de la bauxita es a través de minas a cielo abierto. Los pozos pueden alcanzar una profundidad de seis metros. Una vez obtenida la piedra, se la tritura y luego se da paso a una serie de procesos que permiten la separación del aluminio.

La bauxita, por otra parte, se emplea como agente apuntalante en la industria petrolífera (para evitar que las fracturas se cierren, favoreciendo así el flujo de los hidrocarburos hasta el pozo). Incluso puede usarse la bauxita como abrasivo para tareas de limpieza y pulido.

Resulta interesante mencionar que, si bien la bauxita es muy común en la corteza terrestre, puede resultar insuficiente para satisfacer la demanda de aluminio que existe en todo el mundo. Conflictos políticos y decisiones económicas en grandes productores como Guinea y China han influido en los últimos años para que se genere esta situación, que derivó en un incremento del precio del aluminio y en una menor rentabilidad en empresas de distintos sectores.

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2021.
Definicion.de: Definición de bauxita (https://definicion.de/bauxita/)

Buscar otra definición