Definición de cigoto

El vocablo griego zygoûn (que se traduce como “unir”) derivó en zygōtós (“unido”), que a su vez llegó a nuestra lengua como cigoto o zigoto. Se denomina cigoto a la célula que resulta de la fusión del gameto femenino con el gameto masculino en el proceso de reproducción sexual que desarrollan plantas y animales.

Cigoto

A partir del término que nos ocupa, han surgido otros igualmente importantes como son los siguientes:
-Heterocigoto, que se emplea para referirse a aquella célula que se forma a partir de la unión de dos gametos que tienen diferente constitución.
-Homocigoto, que se utiliza para hacer mención a una célula que es creada a partir de la unión de dos gametos de idéntica constitución.

También llamado huevo, el cigoto surge cuando el espermatozoide se une al óvulo. Cuando sus respectivos núcleos se fusionan, surge el núcleo del cigoto, que cuenta con dos juegos completos de cromosomas (uno de cada gameto). Los orgánulos y el citoplasma, por su parte, proceden del óvulo.

Una vez formado el cigoto, se produce su segmentación, que incluye sucesivas mitosis para dar origen a los blastómeros (células embrionarias), que a su vez dan lugar a la mórula y luego a la blástula. En la continuidad del desarrollo embrionario, la blástula se convierte en gástrula y después en néurula. En esta secuencia el cigoto va dirigiéndose desde la trompa de Falopio hacia el útero.

Las diversas fases de la segmentación se conocen como blastulación, gastrulación y organogénesis. Cuando el desarrollo embrionario concluye, el cigoto pasa a llamarse feto.

De acuerdo a la localización y al nivel de vitelo (las sustancias que permiten la nutrición del embrión), los cigotos pueden clasificarse en centrolecíticos (con gran abundancia de vitelo); telolecíticos; mesolecíticos o heterolecíticos; y oligolecíticos o isolecíticos (con escaso vitelo).

Es importante tener en cuenta que es posible diferenciar en el cigoto dos grandes polos: el polo animal o germinativo, que alberga el núcleo y la actividad metabólica, y el polo vegetativo donde se acumula el mencionado vitelo.

Hay que exponer que es muy frecuente confundir los términos cigoto, embrión y feto. Y es que se emplean de forma habitual para referirse en un embarazo al futuro bebé que viene en camino. No obstante, hay que tener claro que hacen mención al mismo pero en las distintas fases de lo que sería su desarrollo prenatal:
-Cigoto es la célula que surge cuando en la fecundación el espermatozoide y el óvulo fusionan sus núcleos. Suele tener 46 cromosomas y su tamaño es idéntico al que tiene el mencionado óvulo.
-Embrión es el que se produce desde el primer día después de la fecundación hasta la octava semana de gestación.
-Feto. En este caso podemos exponer que se considera que el fin de la etapa embrionaria y el comienzo de la fetal tiene lugar a partir de la semana 8 de embarazo. En este momento se considera que el embrión ya es un feto. Eso hará que vaya creciendo al tiempo que van desarrollándose sus órganos vitales y va adquiriendo el aspecto de un bebé hasta que viene a nacer, lo que suele suceder entre las semanas 38 y 40 de embarazo, por regla general.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2016. Actualizado: 2018.
Definicion.de: Definición de cigoto (https://definicion.de/cigoto/)

Buscar otra definición