Definición de comburente

Antes de entrar de lleno en la definición del término comburente vamos a proceder a conocer lo que es su origen etimológico. En este caso, podemos determinar que se trata de una palabra que deriva del latín, exactamente de “comburentis” que puede traducirse como “que propicia que prenda en fuego”. Palabra latina esa que es fruto de la suma de tres elementos claramente diferenciados:
-El prefijo “con-”, que es equivalente a “todo” o a “junto”.
-El verbo “burere”, que es sinónimo de “quemar”.
-El sufijo “-nte”, que se usa para indicar “agente”.

Comburente

Un comburente es una sustancia que genera el desarrollo de la combustión.

La combustión es el acto y el resultado de quemar (someter al fuego). A nivel químico, la combustión supone la oxidación de una sustancia a través de un proceso en el cual se libera energía a modo de luz y de calor. Esta reacción se genera entre un material oxidable capaz de arder, que se denomina combustible, y un material que produce la combustión, llamado comburente.

El comburente hace que el combustible se oxide, liberando energía química que puede aprovecharse como energía mecánica. Para que se inicie la combustión, el combustible debe alcanzar su temperatura de ignición (cuando sus vapores arden de forma espontánea). Cabe destacar que la reacción entre el combustible y el comburente se manifiesta a través de las llamas.

Debido a que se encarga de oxidar a otra sustancia, el comburente también recibe el nombre de agente oxidante. En la reacción de reducción-oxidación (redox), el comburente gana electrones al reducirse, mientras que el reductor (el combustible en un proceso de combustión) pierde electrones al oxidarse.

El oxígeno es el comburente más habitual. En todos los procesos de combustión se requiere un mínimo de oxígeno, que puede aparecer en estado gaseoso o líquido. Un arma de fuego que utiliza pólvora, por ejemplo, puede apelar a la sal de un oxiácido (como el clorato de potasio) en el cartucho para lograr la combustión que permite disparar el proyectil.

Aunque el oxígeno es el comburente por antonomasia, no podemos pasar por alto la existencia de otros que son muy relevantes. Nos estamos refiriendo a algunos como los siguientes:
-Los nitratos, entre los que destaca el nitrato de litio, el nitrato de plata, el nitrato de amonio o el nitrato sódico, por ejemplo.
-Los cloratos, como sería el caso del clorato de cobre, el clorato magnésico o el clorato cálcico.
-Los permanganatos, como es el caso del permanganato de cinc, el permanganato potásico o el permanganato cálcico.
-Los peróxidos orgánicos: peróxido de acetilacetona, el peroxiacetato de terc butilo y el monoperoximaleato de terc butilo.

Una lista esta de comburentes en la que tampoco hay que pasar por alto a los peróxicos, a los halógenos, al ozono, al ácido nítrico, a los percloratos, a los cloritos o al ácido crómico, entre otros muchos que también se pueden utilizar para propiciar la combustión.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2016. Actualizado: 2018.
Definicion.de: Definición de comburente (https://definicion.de/comburente/)

Buscar otra definición