Definición de

Epífora

Epífora es el nombre que se le asigna, dentro del campo de la retórica, a una figura literaria que gira en torno al hecho de repetir una palabra o más en un texto. Como sinónimos de este concepto se aceptan, según se detalla en el diccionario de la Real Academia Española (RAE), tanto epístrofe como conversión.

En el ámbito de la medicina, en cambio, la idea de epífora se destina a describir un cuadro ocular caracterizado por una producción excesiva y persistente de lágrimas (existiendo, de todos modos, casos de lagrimeo abundante pero intermitente).

Retomando la acepción vinculada al área de la escritura vale la pena resaltar que este recurso se aplica en los últimos tramos de enunciados de carácter consecutivo al reproducir un mismo vocablo (o más) en frases, versos o sonetos contiguos. Además, resulta interesante mencionar que este término posee un origen muy antiguo, derivando primero de una voz griega y, más tarde, enriqueciendo al vocabulario en latín. En esos entonces, se le daba sentidos vinculados a un extra, un agregado, algo que se lleva de más. Y en función de la documentación y los registros obtenidos a lo largo de la Historia fue posible establecer que Rufino, un autor latino especializado en cuestiones gramaticales, posicionó a la epífora como una figura retórica centrada en la práctica de la repetición léxica.

Figura literaria

Al finalizar frases o versos consecutivos apelando a la repetición de una palabra o más se aplica en el texto la figura literaria conocida como epífora.

Si tienes poco tiempo, revisa el índice o el resumen con los puntos clave.

Similitudes y diferencias entre epífora y anáfora

Se necesita acumular datos teóricos y sumar experiencia con la ejercitación práctica para poder reconocer similitudes y diferencias entre la epífora y la anáfora. En primer lugar es importante señalar que ambas son figuras retóricas incluidas en el grupo de las figuras de repetición.

En el caso de la epífora, las repeticiones se reservan a la parte final de oraciones o expresiones consecutivas. En cambio la anáfora, muy aprovechada por aquellos que se dedican a la oratoria, se observa al inicio de un verso (cuando se la utiliza en composiciones poéticas) o de un grupo sintáctico (si se trabaja con ella en el ámbito de la prosa). El propósito de esta clase de herramientas es potenciar los contenidos dándoles ritmo y musicalidad.

Aplicaciones

La epífora, también conocida como conversión, tiene aplicaciones en múltiples formatos literarios y espacios de expresión.

Al revisar casos prácticos se advierte que esta clase de repetición embellece textos destinados a discursos, a la esfera del teatro, propios del género poético y obras desarrolladas en prosa. Asimismo, la epífora se hace presente en muchas letras de canciones.

Proceso creativo

La escritura de un guion teatral, un discurso o la elaboración de una composición poética se embellecen al emplear figuras retóricas como la epífora o la anáfora, entre otras.

Mario Benedetti, por ejemplo, ha apelado a la epífora en más de una ocasión, tal como queda al descubierto al apreciar creaciones suyas como “Viceversa” y “Hagamos un trato”. También la tuvo en cuenta Federico García Lorca cuando elaboró “La guitarra” y “Romance de la luna”, por aportar otras referencias. El vocablo, incluso, inspiró el nombre de un poemario perteneciente a la producción de Tony Zalazar, material que se titula “Se llama epífora”.

A la hora de armar y pronunciar discursos, en tanto, el expresidente Barack Obama encontró tanto en la epífora como en la anáfora dos recursos para acentuar ciertas ideas o conceptos.

Epífora y otras figuras literarias

La epífora es una de las tantas figuras literarias que persigue la intensidad expresiva haciendo uso de la repetición. Así se observa en estructuras como “energía vital, amor que nace en lo más profundo del vientre materno / poderosa es la fuerza que brota de lo más profundo del vientre materno” y “convencido estoy yo de quererla / deseoso estoy yo de quererla…”.

Las posibilidades, en este marco, abarcan desde las reiteraciones iniciales (típicas de la anáfora) y finales (epífora) hasta el paralelismo (reiterando, ya sea respetando el orden o alterándolo, los elementos de una estructura distribuidos de manera semejante). Además puede tenerse en cuenta a la anadiplosis, un recurso que se focaliza en incluir, al comienzo de un enunciado, la misma palabra que marca el final de la oración inmediatamente previa.

No hay que perder de vista que estas alternativas pueden, o no, combinarse con otras figuras literarias. Por eso siempre resulta conveniente conocer las particularidades de cada una de ellas a fin de aprovechar la más útil o apropiada en función de las necesidades, intenciones o búsquedas personales al crear un texto.

Versos

El discurso literario se enriquece a partir de la aplicación de figuras retóricas y logra con ellas potenciar el ritmo, sumar sonoridad y exaltar la intensidad de la función estética.

Están a disposición de los artífices de versos y enunciados, por ejemplo, la paráfrasis (táctica de explicar un contenido a partir de expresiones y términos simples, sinónimos y mínimas modificaciones sintácticas), la enumeración (acumulando y sumando elementos lingüísticos con el objetivo de detallar, hacer un listado, ofrecer un recuento o inventario) y la anástrofe (conseguida al alterar el normal o convencional orden sintáctico de un par, o más, de vocablos consecutivos). El hipérbaton, la epanadiplosis, el polisíndeton y la perífrasis son otras tantas herramientas a considerar al momento de originar un guion, un poema u otra variedad de material de lectura.

Cómo citar este artículo Verónica GudiñaPublicado por Verónica Gudiña, el 17 de enero de 2024. Epífora - Qué es, aplicaciones, definición y concepto. Disponible en https://definicion.de/epifora/
Buscar otra definición
x