Definición de

Estrategia empresarial

La estrategia empresarial es el conjunto de las medidas y decisiones que una compañía aplica con la intención de alcanzar sus objetivos. Se trata de la guía que indica los pasos a seguir para llevar a cabo lo planificado.

Cabe destacar que la idea de estrategia alude a la dirección de un asunto. Empresarial, en tanto, es aquello vinculado a las empresas: las entidades que se dedican al desarrollo de una actividad comercial o industrial para obtener ganancias.

A través de su estrategia empresarial, por lo tanto, una corporación establece qué acciones ejecutará para llegar a una meta. Por eso su diseño es un aspecto clave en el éxito de la empresa.

Modelo de negocio

La estrategia empresarial planifica cómo llevar a cabo un modelo de negocio.

Componentes de una estrategia empresarial

Una estrategia empresarial se compone de varios elementos. Uno de ellos es la cultura organizacional: se trata de los valores y la visión que sustentan un negocio. Estos preceptos son los que se erigen como base para el trazado de la estrategia y para el funcionamiento corporativo en general.

La estrategia empresarial también debe incluir los objetivos: es decir, aquello a lo que se apunta. La planificación estratégica tiene que estar orientada a que esos fines puedan alcanzarse.

Las acciones a desarrollar, los recursos que se emplearán (dinero, tecnologías, recursos humanos), la dirección y la evaluación de los resultados son otros de los elementos que integran la estrategia empresarial.

Filosofía empresarial

Los valores corporativos son parte de la estrategia empresarial.

Su importancia

El diseño y la puesta en marcha de una estrategia empresarial es muy importante. Permite generar un plan de negocios que oriente los pasos a seguir, estableciendo plazos y contribuyendo a la administración de los recursos.

Contar con una estrategia corporativa, a su vez, minimiza los errores, ayuda a mejorar la eficiencia y, por lo tanto, acorta los tiempos para conseguir los resultados anhelados. Esto está vinculado a la previsibilidad y la estructura que aporta.

Tipos de estrategia empresarial

Es posible indicar que la estrategia empresarial se subdivide en múltiples estrategias diferentes. En cada área de una compañía se pueden fijar pautas y determinar objetivos específicos, y ese conjunto de estrategias componen la estrategia empresarial general o global.

La estrategia empresarial principal, como ya indicamos, abarca la filosofía, la visión y los valores de la firma. De ella se desprenden el resto de los planes estratégicos.

Así, como parte de la estrategia empresarial, puede haber una estrategia de marketing, una estrategia de ventas, una estrategia de comunicación, una estrategia de recursos humanos, una estrategia de inversión, una estrategia de publicidad, una estrategia de cadena de suministro, etc. Cada sector debe contar con alguien que asuma el liderazgo estratégico y coordine el accionar.

Planificación

Una estrategia empresarial debe contemplar un plan de contingencia.

Analítica de negocios

Se denomina analítica de negocios a los procedimientos que se ejecutan para la recolección, el análisis y el uso de datos con la intención de optimizar la toma de decisiones en una empresa. Como parte de la estrategia empresarial, se realizan distintos tipos de análisis que aportan información muy valiosa para la gestión de proyectos.

El análisis FODA, por ejemplo, se centra en las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas. También se lo conoce como análisis DAFO (debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades) o análisis SWOT (por las palabras inglesas strengths, weaknesses, opportunities y threats).

El análisis PESTEL, en tanto, está orientado al estudio de variables políticas, económicas, sociales, tecnológicas, ecológicas y legales. De este modo, se examinan cuestiones del entorno que tienen incidencia en la marcha empresarial. Lo habitual es que el análisis PESTEL se realice antes del FODA.

Los análisis pueden ser muy específicos. La estrategia empresarial puede contemplar un análisis de costos, un análisis de la cadena de valor o un análisis de ciclo de vida del producto, por mencionar algunas posibilidades.

Resulta importante, asimismo, establecer indicadores clave de rendimiento (KPI) para saber cómo avanza la aplicación de la estrategia empresarial. La productividad, el número de clientes, el retorno de la inversión y el margen de ganancia son algunos de los KPI más usados.

Hay otros KPI que se relacionan directamente con un tipo de estrategia. La estrategia digital, por ejemplo, contempla KPI como la cantidad de visitantes de un sitio web, la tasa de apertura de correos electrónicos y el número de interacciones en una red social.

Cómo mejorar una estrategia empresarial

Una estrategia empresarial debe ser revisada de forma periódica. De esta manera, es posible adecuarla para rectificar el rumbo si es necesario, o hacer que se adapte a los cambios que impone la coyuntura.

Dicha revisión, pues, es esencial para perfeccionar la estrategia empresarial que está vigente y en curso. Además hay que tener en cuenta otras cuestiones que ayudan a potenciarla.

Los especialistas, en este marco, recomiendan considerar los siguientes puntos:

  • Centrarse en la experiencia del cliente, retroalimentando la estrategia con sus opiniones y aportes.
  • Fomentar la formación continua del equipo de trabajo y garantizar una comunicación fluida entre los diversos niveles jerárquicos para que la información relevante esté a disposición de todos.
  • Apostar por la innovación y abandonar aquellos procesos que resultan poco eficientes o que no son necesarios.
  • Observar el desempeño de la competencia para modificar, de acuerdo a su táctica, la estrategia empresarial propia cuando es necesario.
Cómo citar este artículo Julián Pérez PortoPublicado por Julián Pérez Porto, el 26 de marzo de 2024. Estrategia empresarial - Qué es, definición, importancia y tipos. Disponible en https://definicion.de/estrategia-empresarial/
Buscar otra definición
x