Definición de galvanoplastia

La etimología de galvanoplastia nos lleva al vocablo francés galvanoplastie. La formación del concepto remite a Luigi Galvani, un físico, fisiólogo y médico italiano nacido el 9 de septiembre de 1737 en Bolonia y fallecido el 4 de diciembre de 1798.

Galvani realizó importantes descubrimientos vinculados a las propiedades eléctricas de los impulsos nerviosos. Para el desarrollo del término galvanoplastia, se asoció su apellido al elemento compositivo -plastia, que hace referencia a una “reconstrucción”.

La galvanoplastia permite aplicar una capa metálica mediante un proceso de electrólisis.

Qué es la galvanoplastia

Se denomina galvanoplastia a la aplicación de una capa de metal sobre un cuerpo a través de un proceso de electrólisis. La idea de electrólisis o electrolisis, en tanto, alude a descomponer en iones una sustancia que se halla en disolución haciendo uso de una corriente eléctrica.

La galvanoplastia se basa en la denominada electrodeposición. Este tratamiento usa la corriente eléctrica para lograr la reducción de los cationes metálicos que se encuentran en una solución acuosa, sedimentándolos sobre un conductor y creando, de este modo, una película o capa.

Lo que posibilita la galvanoplastia es la transferencia de los iones metálicos a un cátodo desde un ánodo. Estos iones se depositan en una solución acuosa del cátodo, donde tiene lugar la reducción vía electrodeposición.

Iones, cationes, cátodos y ánodos

Como se puede advertir, para comprender qué es la galvanoplastia hay que saber a qué se refieren varias nociones que se usan en la química y en la física. En primer lugar hay que tener en cuenta que un ion es un átomo -o un grupo de átomos- que presenta carga eléctrica a partir de la ganancia o de la pérdida de uno o más electrones.

Un ion que tiene carga positiva, en tanto, recibe el nombre de catión. Si la carga es negativa, se trata de un anión.

Alianzas

Gracias a la galvanoplastia es posible revestir anillos de una capa de plata.

Los cátodos, por otra parte, son electrodos negativos: en ellos se concreta la reacción de reducción que genera una disminución de la oxidación. Los ánodos, por el contrario, son electrodos positivos donde se desarrolla la reacción de oxidación que incrementa el estado de oxidación.

Aplicaciones de la galvanoplastia

La galvanoplastia apela a distintos procesos que se sustentan en la electrodeposición. Por lo general apunta a optimizar las propiedades mecánicas de los elementos tratados, que pueden incrementar su resistencia o ganar dureza, por ejemplo.

Dicho de manera coloquial, la galvanoplastia sirve para depositar una capa metálica sobre un objeto. Así, el objeto en cuestión queda revestido con una película metálica que puede tener distintos grosores.

Como se necesita un medio electrolítico que contenga los iones del metal que se pretende depositar, a la galvanoplastia también se la menciona como chapado electrolítico o electrochapado.

Funcionalidad y estética

Muchas veces el uso de la galvanoplastia obedece a necesidades funcionales. Sin embargo, también se emplea con motivos estéticos debido a que el enchapado metálico puede dotar de brillo a un anillo, una pulsera u otro producto.

El plateado es un procedimiento que puede lograrse con la galvanoplastia. Platear es cubrir de plata: por eso, platear un metal es revestirlo de una capa de plata. La galvanoplastia hace posible ese revestimiento sobre cobre, acero y otros metales.

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2021.
Definicion.de: Definición de galvanoplastia (https://definicion.de/galvanoplastia/)

Buscar otra definición