Definición de glucosa

El vocablo griego glykýs, que se puede traducir como “dulce”, derivó en el francés glucose, que arribó a nuestro idioma como glucosa. Así se denomina a un azúcar que se encuentra en diversos frutos.

Glucosa

Un azúcar es una sustancia que forma parte del conjunto de los hidratos de carbono, también denominados carbohidratos o glúcidos. Por tratarse de un azúcar cuya descomposición en otro más simple mediante hidrólisis no es posible, la glucosa es un monosacárido. Por otra parte, al presentar seis átomos de carbono y tener un grupo funcional aldehído, se trata de una aldohexosa.

La glucosa, en definitiva, es un azúcar, un monosacárido y una aldohexosa. Esta sustancia, de color blanco y sabor dulce, es soluble en el agua.

A través de la oxidación de la glucosa, se producen diversos compuestos que proporcionan energía. Por eso, cuando ingerimos alimentos con glucosa, el organismo absorbe el azúcar y lo transforma en energía gracias a la actividad metabólica.

Mientras que las plantas pueden sintetizar la glucosa mediante la fotosíntesis, los animales y los seres humanos deben conseguir la glucosa de otros seres vivientes o sintetizarla partiendo de otros compuestos orgánicos. Es importante mencionar que la glucosa, ya sea combinada o libre, es el compuesto orgánico que se encuentra en mayor abundancia en la naturaleza.

De acuerdo a la cantidad de azúcar presente en el organismo, se determina el nivel de azúcar en la sangre (conocido como glucemia). Existe un nivel de azúcar en sangre que resulta normal: las desviaciones de estos valores pueden revelar la presencia de diabetes u otros trastornos.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2018.
Definicion.de: Definición de glucosa (https://definicion.de/glucosa/)

Buscar otra definición