Definición de glucosa

Para poder conocer el significado del término glucosa se hace necesario, en primer lugar, descubrir su origen etimológico. En este caso, podemos decir que es una palabra que deriva del griego y que se formó a partir de la suma de dos componentes léxicos de dicha lengua:
-El sustantivo “gleukos”, que puede traducirse como “vino dulce”.
-El sufijo “-osa”, que se usa en química para darle nombre a lo que son los azúcares.

Glucosa

Asimismo, es importante saber que glucosa es un neologismo al que le dio forma el científico francés Jean Baptiste Dumas (1800 – 1884). No obstante, hay que resaltar que en esa denominación también jugaron un papel esencial el resto de sus compañeros de la Academia de Ciencias, entre los que se encontraban químicos de la talla de Jean Baptiste Biot o Gay Lusac, entre otros.

Así se denomina a un azúcar que se encuentra en diversos frutos.

Un azúcar es una sustancia que forma parte del conjunto de los hidratos de carbono, también denominados carbohidratos o glúcidos. Por tratarse de un azúcar cuya descomposición en otro más simple mediante hidrólisis no es posible, la glucosa es un monosacárido. Por otra parte, al presentar seis átomos de carbono y tener un grupo funcional aldehído, se trata de una aldohexosa.

La glucosa, en definitiva, es un azúcar, un monosacárido y una aldohexosa. Esta sustancia, de color blanco y sabor dulce, es soluble en el agua.

A través de la oxidación de la glucosa, se producen diversos compuestos que proporcionan energía. Por eso, cuando ingerimos alimentos con glucosa, el organismo absorbe el azúcar y lo transforma en energía gracias a la actividad metabólica.

Mientras que las plantas pueden sintetizar la glucosa mediante la fotosíntesis, los animales y los seres humanos deben conseguir la glucosa de otros seres vivientes o sintetizarla partiendo de otros compuestos orgánicos. Es importante mencionar que la glucosa, ya sea combinada o libre, es el compuesto orgánico que se encuentra en mayor abundancia en la naturaleza.

De acuerdo a la cantidad de azúcar presente en el organismo, se determina el nivel de azúcar en la sangre (conocido como glucemia). Existe un nivel de azúcar en sangre que resulta normal: las desviaciones de estos valores pueden revelar la presencia de diabetes u otros trastornos.

Para poder conseguir mantener los adecuados niveles de glucosa en sangre, el organismo hace uso de dos hormonas que son producidas por el páncreas como son el glucagón y la insulina.

En ocasiones, hay personas que sufren lo que se conoce como una bajada de glucosa, por ejemplo después de haber hecho una importante actividad física. En ese caso, sabrán que están padeciendo esa situación porque tendrán síntomas tales como palidez, palpitaciones, irritabilidad, hormigueo en las manos, temblores, sudoración excesiva…Es más, incluso pueden tener somnolencia, visión borrosa, dolor de cabeza o confusión.

En ese caso lo que se debe hacer es comer o beber algo que contenga azúcar y esperar diez minutos a que ese elemento pueda actuar. Lo habitual es que la persona se recupere, de no ser así habrá que acudir a un centro médico.

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2018. Actualizado: 2019.
Definicion.de: Definición de glucosa (https://definicion.de/glucosa/)

Buscar otra definición