Definición de gradiente

La noción de gradiente se emplea en el ámbito de la física para hacer referencia a la razón existente entre el cambio del valor de una magnitud en dos puntos y la distancia que se registra entre ellos.

Gradiente

Partiendo de esta idea, el concepto se utiliza en múltiples ámbitos. El gradiente puede ser la diferencia de intensidad de una energía o de un efecto en dos momentos o puntos distintos.

El gradiente de concentración, en este marco, es la magnitud que refleja en qué proporción y dirección se produce la modificación más importante en la concentración de un soluto que se halla disuelto en una solución que no es homogénea. Se trata, en otras palabras, de una diferencia de concentración.

Si nos centramos en las membranas de las células, el gradiente de concentración alude a la diferencia de concentración de iones que se encuentran en diferentes lugares de la membrana en cuestión.

El gradiente de temperatura o gradiente térmico, por otra parte, refiere al cambio de temperatura por unidad de distancia. Cuando se registra un gradiente de temperatura, se produce una transferencia de calor desde el cuerpo que se encuentra más caliente hacia el cuerpo que está más frío.

También existe el gradiente de presión o gradiente barométrico, que se produce por la diferencia de presión que se registra en un fluido. Lo habitual es que haga mención a la modificación de presión por unidad de profundidad.

Un gradiente, por último, es una pendiente o un declive. Puede tratarse de un desnivel que se genera por un cierto grado de inclinación. En este caso, el gradiente suele reflejar la relación que existe entre la distancia horizontal y la distancia vertical.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2018.
Definicion.de: Definición de gradiente (https://definicion.de/gradiente/)

Buscar otra definición