Definición de osmolaridad

El término osmolaridad no forma parte del diccionario elaborado por la Real Academia Española (RAE). Su uso, sin embargo, es habitual en diversos ámbitos de la medicina, la biología y la farmacéutica.

Osmolaridad

Se conoce como osmolaridad a la medida que expresa el nivel de concentración de los componentes de diversas disoluciones. El concepto deriva de la presión osmótica que cambia en las células del organismo cuando se introduce la disolución en cuestión.

Existen diversos tipos de osmolaridad. Así, por ejemplo, está la llamada osmolaridad de la orina, que es la prueba que tiene como objetivo analizar la concentración de partículas que hay en la orina, concretamente por litros de solución.

Por otro lado, nos encontramos con la osmolaridad plasmática o sanguínea. ¿Qué es? Un examen que tienen como fin conocer la concentración molar de las partículas que están activas osmóticamente hablando en lo que es un litro de plasma.

Hay que decir que esa última se suele confundir con el término osmolalidad plasmática. La diferencia entre ambas es que esta viene a ser esa concentración pero referente a un litro de agua.

Los osmómetros son los que miden la osmolalidad y no la osmolaridad, como se suele creer. Y es que esta última para calcularse requiere hacer una operación: osmolalidad x 0,93.

Diversos son los trastornos que se consideran que afectan a la osmolaridad. En concreto, entre los más frecuentes se encuentran los siguientes:
• Hiponatremia, que tiene entre sus síntomas desde temblores hasta cefaleas pasando por convulsiones.
• Hiperosmolaridad.
• Hipernatremias, que son fruto de una osmolaridad urinaria.
• Hipernatremia con diuresis acuosa, que está aparejada a la diabetes.

De la misma manera, no hay que pasar por alto tampoco la existencia de lo que se conoce como osmolaridad tubular, que es aquella que tiene que ver con el estado y funcionamiento del riñón. En este caso, se define por ser la concentración de solutos por litro de solución, es decir, por la presencia del líquido extracelular.

La expresión se realiza en osmoles por litro, siendo el osmol (Osm) una unidad de medida que indica la cantidad de moles presente en un compuesto. Esta unidad no forma parte del Sistema Internacional. En ciertas sustancias, se habla de osmolalidad (con L en lugar de R), que tiene características diferentes y que se menciona de acuerdo a los osmoles que hay en cada kilogramo de agua.

La osmolaridad está vinculada a las propiedades de la ósmosis, el fenómeno que surge a partir de la interacción del soluto (un sólido) con una membrana. Esto provoca la difusión simple del soluto por la membrana sin que se pierda energía.

Lo que hace la osmolaridad es reflejar la concentración de las moléculas de aquellos componentes osmóticamente activos dentro de una solución. Dicha unidad es empleada por los médicos y los farmacéuticos, entre otros profesionales.

Es importante calcular la osmolaridad en diversos estudios de la fisiología para conocer cómo se realiza la difusión de una sustancia mediante las membranas celulares, lo que estará vinculado a la presión ejercida por el soluto.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2013. Actualizado: 2015.
Definicion.de: Definición de osmolaridad (https://definicion.de/osmolaridad/)