Definición de introspección

El vocablo latino introspicĕre, que puede traducirse como “mirar adentro”, derivó en el latín tardío en introspectio. De allí procede el concepto de introspección, que alude a la mirada que un individuo dirige hacia su interior.

Introspección

A través de la introspección, por lo tanto, una persona se orienta a su estado anímico, sus pensamientos o sus acciones. Se trata de una inspección interna que le permite al sujeto conocerse mejor, analizándose a sí mismo para interpretar sus emociones e ideas.

La introspección está vinculada a la reflexión y la meditación. La noción ha sido debatida a lo largo de la historia por la filosofía y la psicología.

A nivel general puede decirse que la introspección surge por la capacidad reflexiva de la mente, que permite tener consciencia de sus propios estados. El pasado y el presente pueden ser protagonistas del acto introspectivo, que ayuda a comprender las vivencias y a incidir en la realidad individual.

El método introspectivo es la base de diversas escuelas de la psicología. Este procedimiento lleva a la persona a concentrarse en sus propios procesos y contenidos mentales; luego debe verbalizar el pensamiento de la forma más objetiva posible para que el psicólogo ayude a interpretarlo.

La introspección, en definitiva, es un camino para identificar y percibir los pensamientos propios. Contribuye al conocimiento de uno mismo gracias a que el sujeto se desdobla y es observador de la realidad que construye.

En la práctica cotidiana, la introspección consiste en reflexionar en profundidad sobre las acciones, las ideas, las emociones y los sentimientos propios, de manera tal de detectar qué resulta positivo o bueno y así orientar la conducta en ese sentido.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2018.
Definicion.de: Definición de introspección (https://definicion.de/introspeccion/)

Buscar otra definición