Definición de lustro

Un lustro es un periodo temporal de cinco años. El término procede del vocablo latino lustrum y está vinculado a la lustratio, una ceremonia que se llevaba a cabo cada cinco años en la Antigua Roma y en la Antigua Grecia.

Lustro

La lustratio implicaba una purificación. En el caso de los romanos, se buscaba garantizar la protección divina a través de diversos rituales que permitían purificar los rebaños, las tierras y hasta el ejército. La asistencia al evento resultaba obligatoria para todos los ciudadanos. Para los griegos, la lustratio permitía revertir la deshonra que pesara sobre alguna ciudad o persona.

Con el avance de la historia, la lustratio dejó de existir, aunque su periodicidad terminó dando lugar al concepto de lustro. Así, hoy en día se menciona de esta manera a todo periodo que se extienda durante media década.

Un lustro, por lo tanto, equivale a sesenta meses. Su comienzo puede coincidir con el inicio de un año o no: lo importante es que la etapa se extienda a lo largo de cinco años.

Supongamos que el gobierno de una nación decide construir un nuevo hospital. Las obras comienzan en marzo de 2013 y finalizan en marzo de 2018; es decir, cinco años más tarde. Puede afirmarse, de este modo, que la construcción del centro de salud se tardó un lustro.

Tomemos el caso de un actor famoso que vivió fuera de su país entre 1980 y 1985. Al repasar su vida en una entrevista, comenta que residió en el exterior durante un lustro, haciendo referencia a los cinco años que pasó lejos de su patria.

Es importante señalar que el concepto de lustro puede ser usado con un cierto grado de imprecisión si la duración exacta de un evento no es tan relevante. En otras palabras, no siempre que oímos este término en una oración se traduce como cinco años exactos, con todos y cada uno de sus días.

LustroUna posible explicación para esta concesión es que los años de nuestro calendario (es decir, en el gregoriano) no siempre duran lo mismo: no olvidemos que el año bisiesto, el que tiene lugar cada cuatro, tiene un día más que el resto. Esta corrección se lleva a cabo para compensar el desfase que hay entre el año tropical y el calendario.

Aquí entramos en un terreno aún más técnico. Se llama año tropical o año trópico al tiempo necesario para que la longitud media del Sol aumente en 360 en la eclíptica, o sea, para que complete una vuelta. Esto dura 365,242189 días si se calcula en tiempo solar medio. El año calendario, en cambio, dura simplemente 365 días, y esto genera el antes mencionado desfase.

Tomando todo esto en cuenta, podríamos decir que un lustro siempre debería incluir cuatro años de 365 días y uno de 366, ya que en el calendario gregoriano no existen períodos de cinco años que no incluyan uno bisiesto. Sin embargo, en el habla cotidiana e incluso en ámbitos de un cierto nivel de precisión es común que se use este concepto para describir un periodo que comienza y termina en el mismo mes, con una distancia aproximada de cinco años.

Existen otros términos que sirven para expresar grupos de años, y que resultan complementarios a «lustro». Para hablar de dos, diez, cien y mil años podemos usar bienio, década, siglo y milenio, respectivamente. Una vez más, no es común que se usen de forma estricta, sino que solemos redondear la cantidad de meses y días. Además, un bienio puede estar formado por dos años de 365 días, pero también puede incluir un año bisiesto. En el caso de la década, siempre debería haber dos bisiestos.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2018. Actualizado: 2019.
Definicion.de: Definición de lustro (https://definicion.de/lustro/)

Buscar otra definición