Definición de majestad

El vocablo latino maiestas llegó al castellano como majestad. Las primeras acepciones que menciona el diccionario de la Real Academia Española (RAE) aluden a la superioridad sobre otras personas y a la seriedad en los actos y en el rostro.

Majestad

El uso más habitual del concepto, de todos modos, se vincula a un tratamiento o título que se le otorga a los monarcas y a Dios. De acuerdo al contexto, el término se escribe con minúscula o mayúscula inicial.

Tomemos el caso del rey Felipe VI de España. El tratamiento protocolario incluye expresiones como “su majestad” o “su excelencia”. Si la expresión no incluye el nombre del monarca, puede escribirse con minúscula o con mayúscula en el comienzo. Por ejemplo: “Su majestad llegará a las 17 horas”, “Su Majestad llegará a las 17 horas”. En cambio, si aparece también el nombre, siempre va en minúscula: “Su majestad Felipe VI llegará a las 17 horas”.

La fórmula “su graciosa majestad”, en tanto, se emplea para nombrar a los reyes de Inglaterra: “Las tropas de su graciosa majestad tomaron estas tierras a sangre y fuego hace mucho tiempo”, “El gobierno de su graciosa majestad ha invertido millones de libras en la lucha contra el terrorismo”, “Su graciosa majestad planea reunirse con el emperador japonés en los próximos días”.

La frase “su divina majestad”, por último, alude a Dios: “Decidí consagrar mi vida a su divina majestad”, “Cientos de misioneros llevaron la palabra de su divina majestad a las comunidades aborígenes de la región”, “Deseo vivir según las enseñanzas de su divina majestad”.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2018.
Definicion.de: Definición de majestad (https://definicion.de/majestad/)

Buscar otra definición