Definición de mansedumbre

El vocablo latino mansuetūdo llegó al castellano como mansedumbre. Así se denomina a la cualidad de manso.

El término manso, en tanto, refiere al carácter dócil y apacible de una persona o un animal. Cuando la noción alude a una cosa, hace mención a que es o se encuentra calmada o aquietada.

Mansedumbre

Retomando la idea de mansedumbre, se vincula a una suavidad en la expresión, el comportamiento, el trato o la conducta. Por ejemplo: “Estos animales se caracterizan por su mansedumbre, no es habitual que se comporten de manera agresiva”, “La mansedumbre de los niños sorprendió al nuevo docente”, “Luego de varios años tumultuosos, el cantante dejó las drogas, se retiró un tiempo de la escena pública y regresó haciendo gala de una mansedumbre sorprendente”.

En algunos contextos, mansedumbre se emplea de forma despectiva ya que se asocia a la sumisión, la cobardía, la debilidad y la falta de reacción: “El pueblo por fin abandonó su habitual mansedumbre y salió a las calles a reclamar”, “No entiendo la mansedumbre de Enrique, sabe que lo están estafando y no hace nada”, “Los gobernantes suelen aprovecharse de la mansedumbre de la gente, por eso es importante que todas las personas estén dispuestas a defender sus derechos”.

Para la religión cristiana, la mansedumbre es una virtud. En este caso, se vincula a la fuerza interior para no dejarse dominar por las emociones y entregarse con confianza a Dios.

La mansedumbre, en este marco, es obra del Espíritu Santo y contribuye a que en los vínculos humanos prevalezca el respeto. Además ayuda a conservar la calma en momentos adversos y a pensar antes de actuar.

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2020.
Definicion.de: Definición de mansedumbre (https://definicion.de/mansedumbre/)

Buscar otra definición