Definición de matafuego

Un matafuego es un elemento que se utiliza para combatir el fuego. También llamado extintor, este dispositivo se emplea para apagar las llamas.

Matafuego

Los matafuegos disponen de un tubo o una bombona de acero que almacena en su interior una sustancia extintora de incendios, la cual se conserva a presión. Cuando se abre la válvula, la sustancia es expulsada a través de una manguera o boquilla.

Es necesario, por lo tanto, orientar la manguera o boquilla del matafuego hacia el fuego para apagarlo.

Además de todo lo indicado, no podemos pasar por alto que el matafuego o extintor fue creado por el publicista e inventor inglés William George Manby (1775 – 1854). A este se le ocurrió darle forma a dicho dispositivo cuando asistió a un incendio y vio que los bomberos eran incapaces de poder apagar el fuego de los pisos más elevados de un edificio en Edimburgo.

Dicho invento fue patentado en 1839 y, en un primer momento, se componía de cuatro cilindros: uno que contenía aire comprimido y los otros tres que llevaban agua en su interior. No obstante, en el siglo siguiente, concretamente en 1905, el de agua pasó a ser reemplazada por bicarbonato sódico.

Para que pueda cumplir con su función, el matafuego es un objeto portátil, que una persona adulta pueda transportar por sí misma sin grandes dificultades.

Existen, de todos modos, múltiples tipos de matafuegos. Los más pequeños contienen un kilogramo de agente extintor y es habitual que se lleven en los automóviles. Así, en caso de algún desperfecto o accidente que genere llamas, el conductor tiene a su disposición un matafuego.

Hay matafuegos más grandes que se instalan en espacios comunes de edificios. En estos casos, la idea es que cualquier individuo pueda recurrir al matafuego si es necesario. Además hay matafuegos más pesados que deben trasladarse en pequeños carros con ruedas.

Más allá de los distintos tamaños, los matafuegos también se diferencian por su agente extintor. Pueden expulsar agua, nieve carbónica, un polvo químico o una espuma, por ejemplo.

Según su agente extintor, los matafuegos actúan por sofocación, enfriamiento, como inhibidores o a través de la eliminación del combustible. De acuerdo a dónde serán instalados, resulta conveniente elegir uno u otro modelo.

Uno u otro matafuego se usará en función del tipo de fuego que se haya producido. Y es que este puede ser de cuatro clases diferentes:
-El de la clase A, que cuenta con combustibles como la madera, el cartón o el plástico.
-El de la clase B, que es provocado por pintura, gasolina o aceite.
-El de la clase C, que es el que se produce por culpa de butano, gas ciudad o propano.
-El de la clase D, que es es causado por un metal como puede ser, por ejemplo, el aluminio en polvo.

Teniendo en cuenta esos tipos de fuego se suele hablar de matafuegos de halón, matafuegos de polvos universales, matafuegos hídricos, matafuegos de polvo químico seco, los matafuegos específicos para metales, los matafuegos instantáneos…

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2018. Actualizado: 2020.
Definicion.de: Definición de matafuego (https://definicion.de/matafuego/)

Buscar otra definición