Definición de melamina

La noción de melamina procede del vocablo francés mélamine. El concepto alude una sustancia cristalina que se emplea para producir resinas sintéticas.

Melamina

Se trata de un compuesto orgánico que se desarrolla de manera natural como un elemento sólido de color blanco. Su fórmula es C3H6N6 y puede disolverse en agua.

La condensación de formaldehído y de fenilamina permite la formación de resinas de melamina. Estos materiales suelen usarse para la producción de muebles y como adhesivos en la generación de madera aglomerada.

Una placa de melamina, en este marco, es una tabla desarrollada con resinas melamínicas. Su recubrimiento le confiere una gran resistencia ante la humedad y frente a la acción de diversos químicos. Además resiste los rayones.

Estos tableros pueden pegarse y ensamblarse de múltiples formas. Gracias a pernos, tornillos, clavos y/o adhesivos, las placas de melamina pueden unirse de manera durable y así dar lugar a un sinfín de piezas de mobiliario y a divisiones espaciales de los ambientes.

Además de destacarse por su resistencia y estabilidad estructural, los tablones de melamina funcionan como aislantes acústicos y térmicos. Por eso el uso de este compuesto es muy frecuente.

Es importante subrayar que una ventaja que ofrecen los muebles de melamina es su bajo costo en comparación a otros productos similares. Los muebles de melamina, por ejemplo, suelen ser más baratos que los muebles de madera.

La facilidad de limpieza es otro beneficio que brinda la melamina. Mientras que los ácidos y los disolventes suelen dañar la madera, la melamina presenta una mayor resistencia, aunque lo mejor es optar por artículos creados específicamente para dicho material.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2019.
Definicion.de: Definición de melamina (https://definicion.de/melamina/)

Buscar otra definición