Definición de melaza

Se llama melaza a una sustancia viscosa que se genera como residuo durante la producción de azúcar. Se trata de un líquido pegajoso de sabor dulce y una tonalidad oscura.

Melaza

Puede decirse, por lo tanto, que la melaza es un subproducto del procesamiento del azúcar. Las cañas, una vez cosechadas, son quemadas para que se doren y luego son prensadas para obtener su jugo. Dicho jugo es hervido para que se evapore el agua y se coloca en centrifugadoras que permiten la extracción de los cristales de azúcar: el líquido resultante es la melaza.

Más allá de tratarse de un producto residual, la melaza puede ser consumida e incluso se le atribuyen propiedades beneficiosas para el organismo. Suele usarse en la elaboración de salsa de soja, cerveza negra y ron, e incluso como suplemento alimenticio.

También llamada miel de caña, la melaza es sugerida como un endulzante alternativo al azúcar refinado. Por disponer de un contenido glucémico moderado aporta pocas calorías, aunque suministra hierro, calcio, potasio, magnesio y otros nutrientes.

La melaza de caña es la alternativa a la miel para los veganos, quienes no consumen ningún producto de origen animal. Si bien una la elaboran las abejas y otra parte de un proceso aplicado a la caña de azúcar por parte del ser humano, su aspecto y consistencia son similares. La melaza es líquida pero densa y resulta ideal para endulzar y decorar alimentos.

Los beneficios de la melaza son muy superiores a los del azúcar blanco, ya que nos aporta una cantidad importante de vitaminas y minerales. Basta consumir una cucharada al día para recibir la proporción de minerales necesaria para una correcta nutrición, en la cual se incluyen el hierro, el magnesio y el calcio. De esta manera, mantenemos el organismo protegido y con energía, además de fortalecer el sistema óseo y promover el desarrollo de los órganos.

Gracias a su aporte vitamínico, la melaza también refuerza nuestra vitalidad y, por consiguiente, nuestro estado de ánimo. Esto resulta especialmente útil para atravesar períodos de depresión o de falta de determinación en la vida. El hierro es una de las claves de su aporte energético, que puede ayudarnos en caso de anemia; la fatiga asociada a este trastorno surge precisamente por falta de hierro en el organismo.

MelazaPara las mujeres, el hierro de la melaza se recomienda especialmente durante el embarazo, la lactancia e incluso la menstruación. El nerviosismo y la ansiedad también pueden tratarse con la melaza; en particular, la vitamina B6 y el calcio mejoran el sueño y promueven el descanso durante la noche para sentirnos activos por la mañana.

Otro de los beneficios de la melaza es su acción analgésica en caso de artritis, entre otros problemas que generan dolores, como ser el reumatismo. También ayuda a prevenir las enfermedades del corazón, una razón suficiente para incluirla en nuestra dieta, en especial si sustituimos con ella el azúcar blanco. Además de todo lo dicho, la melaza es buena para mantener la piel limpia y retrasar su envejecimiento; de hecho, se incluye en varios productos industriales de cosmética.

Es importante destacar que la melaza suele utilizarse como alimento para el ganado por su elevado nivel energético. En los rumiantes, contribuye a que puedan aprovechar mejor los elementos fibrosos como el heno y la paja.

Diversos estudios han evidenciado que, al incluir melaza en las raciones alimenticias del ganado bovino y ovino, se aumenta la digestibilidad de la materia orgánica a nivel general y de las fibras en particular. Otra ventaja mencionada por los expertos es que ayuda a enmascarar el mal sabor de otros alimentos, como la urea o cereales de baja calidad.

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2019. Actualizado: 2019.
Definicion.de: Definición de melaza (https://definicion.de/melaza/)

Buscar otra definición